Las personas pasamos una media de 25 años durmiendo a lo largo de nuestra vida. Por esta razón, es importante elegir un buen colchón que garantice nuestro descanso y, de igual forma, hay que hacer limpiezas periódicas para alargar su vida útil. Y es que, aunque los problemas de suciedad más comunes en los colchones están relacionados con la presencia de ácaros o humedad, muchas veces nos encontramos con esas indeseables manchas amarillentas que pueden deberse al sudor o a la orina, especialmente en las camas de los más pequeños.

Sin embargo, desinfectar y eliminar estas manchas del colchón es posible mediante un truco de limpieza casero. Para ello, tan solo necesitas agua oxigenada, un limón, un jabón para ropa o platos y un limpiador en polvo con oxígeno activo o percarbonato de sodio.

Para empezar, la "pócima mágica" de limpieza se prepara con 100 ml de agua, 25 ml del jugo de un limón, 50ml de agua oxigenada y media cucharada sopera de jabón, que puede ser para ropa o para platos. Esta mezcla de "ingredientes" se debe poner en un bote con pulverizador.

Por otra parte, debes echar sobre la zona amarillenta del colchón un limpiador en polvo que tenga oxígeno activo, en los supermercados puedes encontrar muchos de distintas marcas, o percarbonato de sodio. Después, se rocía la mezcla, realizada previamente, con el pulverizador sobre la zona en la que habíamos aplicado el limpiador en polvo.

Una vez que la zona está mojada, hay que aplicar vapor sobre la zona. Esto se puede realizar con una vaporeta y, si no la tienes, puedes utilizar el vapor de una plancha. Eso sí, debes tener en cuenta que este aparato no llegue a tocar el colchón para que no se queme. Para finalizar, debes frotar con un trapo sobre la marca y, poco a poco, la mancha amarillenta irá desapareciendo.

Si la marca amarillenta es muy intensa, también tenemos otro truco de limpieza que te puede interesar. En este caso, lo que puedes hacer es disolver el limpiador con oxígeno activo en agua caliente, mojar unos trapos y frotarlos sobre esta zona.

Una vez que hayas terminado con la limpieza, puedes eliminar los restos del limpiador y el jabón rociando agua sobre la zona y retirar los sobrantes con toallas. También se puede utilizar el secador del pelo para secar la zona.

Trucos de limpieza

Recuerda que de forma periódica puedes encontrar en nuestra sección de Decoración trucos de limpieza que pretenden mejorar tu calidad de vida. No tienes que pasar mucho tiempo con la bayeta en la mano ni tienes que gastarte mucho dinero. Más bien al contrario, hay soluciones caseras que dan mejores resultados. Si sabes cómo limpiar todo va a ser más fácil. Ahorrarás mucho dinero y vas a conseguir también tener más tiempo libre, que todo importa y todo suma.

Por ejemplo, en esta última semana te hemos contado el truco casero para limpiar el acero inoxidable y dejar tus electrodomésticos como nuevos. De igual forma, te hemos ofrecido una serie de consejos para limpiar las alfombras y acabar con las manchas y gérmenes de forma fácil.

Cinco usos del bicarbonato para limpiar tu casa

Trucos limpieza: Cinco usos del bicarbonato para limpiar tu casa