La cocina seguramente será la estancia de la casa que más se ensucia y más grasa y gérmenes se acumula. Además, es una de las labores domésticas más odiadas pese a que la usamos a diario y debería ser de las zonas más limpias de nuestro hogar.

Uno de los puntos en los que más suciedad se acumula es el fregadero y es que hay que evitar que se atasque. ¿Cómo? Con un mantenimiento adecuado y estos trucos de limpieza caseros que te contamos.

Por muy cuidadoso que seas no arrojando comida u otro tipo de residuos, resulta bastante habitual que se acaben filtrando en las tuberías generando malos olores y obstrucciones. Por ello, te ofrecemos unos "consejos de la abuela" muy efectivos para limpiar el desagüe de la cocina con unos productos que, posiblemente, ya tengas en casa.

En primer lugar, debes de tener en cuenta dos recomendaciones para evitar este tipo de problemas. Una de ellas es no verter ni una gota de aceite usado en el fregadero dado que resulta muy complicado de eliminar en las tuberías. Por otra parte, funciona muy bien echar agua hirviendo, lentamente, de forma periódica para que se disuelvan los restos.

Te puede interesar:

Si necesitas un limpiador más potente, puedes hacer una "mezcla mágica" para la que necesitas tres "ingredientes": bicarbonato sódico, agua hirviendo y vinagre blanco. Lo primero que debes realizar es esparcir un taza de bicarbonato sobre el desagüe y, después, hierve cuatro tazas de vinagre de limpieza y tíralo poco a poco. Esta mezcla casera debes dejarla actuar durante una hora en la tubería y, luego, echar agua hirviendo para limpiar totalmente la tubería.

Otros productos que funcionan bien como limpiadores del desagüe de la cocina son el amoniaco y la lejía. De igual forma y aunque pueda sonar a leyenda urbana, muchos expertos de limpieza también recomiendan la Coca Cola, dejándola actuar entre 15 y 20 minutos, y echando agua hirviendo al final.