Con la llegada del otoño y de las lluvias tenemos nuevos “inquilinos” en nuestros hogares. Igual de indeseables que las cucarachas o las hormigas (Formicidae). De las que te hablamos en este artículo también son hormigas, pero voladoras.

Seguro que en más de una ocasión has visto a algún incómodo insecto volando en tu casa y has acabado a manotazos para intentar matarlos. Las hormigas con alas no son una especie a parte de este insecto, si no que su presencia se debe al apareamiento. Los individuos reproductores salen esta época del año para reproducirse y buscar nuevos hormigueros. Los machos alados mueren porque no pueden comer por sí mismo y las hembras fecundadas pierden las alas y son las reinas de las nuevas colonias.

si quieres acabar con estos individuos alados siempre puedes utilizar algún aerosol comercial para terminar con ellos. No hace falta que sea específico para las voladoras, cualquiera de los de hormigas te sirve. Igualmente puedes usar un exterminador eléctrico y esperar a que haga el trabajo por ti. Eso sí, colócalo en una zona abierta y ten cuidado con los niños y mascotas, ya que la descarga puede ser dolorosa.

Pero si prefieres hacer tu propio “erradicador” de hormigas voladoras, con tres ingredientes tienes más que suficiente. Sólo tienes que poner en un spray, de los que tienen atomizador, dos medidas de agua, una de jabón y unas gotas de aceite de menta. Remueve bien y rocía las hormigas voladoras con él. Mano de santo.

Remedios caseros para acabar con las hormigas con alas Freepik

Otra opción es mezclar un poco de lavavajillas de la cocina, rebajarlo con agua y mezclarlo. El jabón lo que hace es adherirse a las hormigas y las deshidrata hasta que acaba con ellas.

Por último, una opción más rudimentaria es usar cinta adhesiva. La puedes colocar alrededor de donde sueles ver a estar hormigas. El lado pegajoso debe quedar hacia arriba. Ahora sólo tienes que tener suerte ya que tiene que darse el caso de que se posen justo encima de la cinta.