Para hablar de la planta del café, lo primero que debemos hacer aclarar que existen cuarenta tipos diferentes de plantas de café en el mundo y todas ellas provienen de África. Sin embargo, actualmente la planta del café o cafeto se cultiva en muchas zonas tropicales de todo el mundo. El cafeto es una planta perfecta para ser cultivada dentro de una maceta y, aunque puede llegar a alcanzar una altura de 4 metros, es probable que en un macetero no supere el metro y medio. La planta de café, aunque es muy decorativa, implica, como cualquier otra, una serie de cuidados especiales que garanticen su correcto crecimiento y que no se nos muera. En este artículo te explicamos cuáles son los trucos para cuidar la planta del café.

Coffea Arábica

La variedad más popular de la planta del café es la Coffea Arábica. Esta variedad es originaria de las montañas de Angola y Etiopía. Esta planta tiene tallos y ramas delgadas, con hojas grandes, de hasta 15 centímetros de largo, satinadas, ovaladas y de color verde oscuro. Además, durante el verano la planta Coffea Arábica florece y muestra flores blancas en forma de estrella que nacen en las uniones de las hojas. Además, produce frutos rojos (primero verdes) que contienen los granos de café pero no suelen hacerlo en interiores ya que no hay insectos para polinizar las flores. La variedad Arábica ofrece el grano de café arábico que, además de ser el café más comercializado, es el preferido por los bebedores de café, ya que se considera de mejor calidad que el grano de la variedad Robusta.

PLANTAS | Coffea arabica: la planta del café que puedes conseguir en Ikea

PLANTAS | Coffea arabica: la planta del café que puedes conseguir en Ikea

Cómo cuidar la planta del café

El Cafeto necesita estar en una zona con buena iluminación pero evitando la exposición directa a los rayos del sol. Además, no le convienen corrientes de aire, cambios bruscos de temperatura ni que el termómetro baje de los 12ºC y en invierno debe pasar por un periodo de reposo a unos 15-16ºC.

El suelo puede ser una mezcla de tierra de jardín, mantillo de hojas y arena silícea y se suelen trasplantar a principios de primavera cada 2 años.

Es importante que el riego sea con agua sin cal, con una frecuencia moderada de más o menos cada 3 días en primavera y verano, sin permitir que la tierra se seque del todo, y una vez a la semana en invierno. Es importante que la humedad ambiental supere el 50% por lo que conviene rociar la planta cada 2-3 días o colocar una cama de guijarros húmedos bajo la maceta.

Te puede interesar:

La planta del café debe abonarse cada 15 días con fertilizante para plantas de interior durante la primavera y el verano. Además, conviene saber que no necesitan poda pero a inicios de la primavera pueden eliminarse las ramas dañadas.

Si la humedad ambiental es baja son atacados por araña roja y cochinillas y las puntas de las hojas se ponen marrones. Su cuidado es difícil para aficionados por lo que es mejor renovar las plantas cada 5 años comprándolas en centros de jardinería, viveros, tiendas de plantas o incluso en Ikea.