Las estufas de pellets son sistemas de calefacción muy eficientes que te permitirán calentar tu hogar a un precio económico. Los pellets son un biocombustible creado a partir de restos de serrín que se queman en estas estufas especialmente indicadas para ello. Aunque si tienes una chimenea convencional también puedes usar los pellets quemándolos en ella gracias a este adaptador del que te hablamos aquí.

Una parte fundamental de las estufas de pellets es su correcto mantenimiento. Hacer una correcta limpieza de la estufa nos ayudará a alargar su vida útil y también a aprovechar de manera mucho más eficiente su calor ya que evitaremos que consuman más pellets de los necesarios y generen más humos de los deseados.

La periodicidad de la limpieza de la estufa de pellets dependerá del volumen de residuos que genere. Es decir, dependerá del tiempo que esté en funcionamiento pero también de la calidad del pellet que utilicemos. Un pellet de mayor calidad genera menos residuos y, por tanto, hace que no tengamos que limpiar tanto nuestro sistema de calefacción.

Cómo limpiar una estufa de pellets

Obviamente, la limpieza de la estufa de pellets debe realizarse con la estufa completamente apagada y fría. Antes de empezar, en la web de Leroy Merlín se indica que la limpieza debe hacerse usando guantes y mascarilla para evitar que respiremos la ceniza que se genera. 

Lo primero que debes hacer es retirar el quemador de la estufa y aspirarlo bien. Puedes ayudarte de un aspirador tradicional o de uno específico para ceniza. Para las zonas que son de más difícil acceso puedes usar una brocha limpia y seca que te ayudará a sacar la ceniza de los recovecos. 

También tendrás que aspirar bien la zona de la resistencia del encendido. El objetivo es que no haya restos de ceniza que puedan llegar a obstruir esta zona y dificulte el funcionamiento de la estufa, así que si ves en cualquier otra zona ceniza, ni lo dudes, retírala.

Te puede interesar:

A continuación vuelve a colocar todas las piezas asegurándote de que encajan perfectamente. No te olvides de limpiar la puerta de vidrio, ya que sólo así podrás ver si los pellets no se queman correctamente o hay algún tipo de problema durante la combustión. Uno de los principales “síntomas” de que una estufa de pellets no funciona correctamente es que el vidrio se ensucia rápidamente al generar más residuos de lo habitual.

Además de esta limpieza periódica deberás realizar una limpieza anual de la estufa en la que habría que limpiar a fondo las partes internas  como la cámara de combustión o la evacuación de humos. Lo más adecuado sería que un profesional realizara esta tarea.