El calor de una chimenea. El sonido de las llamas, el crepitar de la leña es una sensación que en invierno se puede echar mucho de menos. Un hogar con una chimenea siempre es más acogedor cuando llegas a casa y quieres estar a gusto.

Pero sí que es cierto que la leña puede tener muchas incomodidades. Necesitas un lugar para almacenarla, tienes que estar pendiente de ir reponiendo los troncos, necesitas tener una correcta instalación para que la ventilación sea la óptima y la tienes que limpiar casi a diario, con lo que ello supone.

Ventajas e inconvenientes de las chimeneas eléctricas

Por eso una buena opción para disfrutar de todas las ventajas (y pocos inconvenientes) de este tipo de calefacción es optar por una chimenea eléctrica empotrable. Se trata de una especie de calefactor que podrás incrustar o insertar en el hueco que tengas para tu chimenea (o hacer uno para ella). 

Será un estupendo elemento decorativo ya que podrás ver las llamas como las de un fuego “tradicional” y algunas hasta pueden regularse a tu gusto. Además, son muy limpias, claro. Sólo tendrás que conectarlas a la corriente eléctrica y no te hará falta hacer obras o preocuparte de la salida de humo. Calientan rápido el ambiente y son seguras ya que no tienes fuego, ni chispas ni humo.

Como inconveniente principal destacaremos que no tienen mucha potencia, por lo que no te servirán para calentar grandes estancias. Además, con el actual precio de la luz puede que no sea una de las opciones más económicas. 

Chimeneas eléctricas empotrables en Leroy Merlín

En Leroy Merlín hemos encontrado varios modelos que, dependiendo de su tamaño y potencia, pueden servirte y tampoco tendrás que gastarte mucho dinero. La más económica es la Purline Che-620 con la que podrás regular la temperatura entre los 17º y los 27ºC y tiene un temporizador de 0,5 a 6 horas. Tiene efecto de llamas ajustables por LED, 2.000 w y mando a distancia. Su precio es de 175 euros.

Te puede interesar:

Otra opción es la Tagu PowerFlame de 1.500 w. Puede calentar estancias de hasta 30 metros cuadrados y tiene pantalla digital, mando a distancia, función de ventilación y programación integrada. Cuesta 219 euros.

Por último tienes la Dimplex Opti-Flame XDH23 con 1.400 w. Esta chimenea eléctrica puede calentar superficies de unos 15 metros cuadrados y podrás conseguirla por 343 euros.