El suelo laminado es uno de los elementos decorativos más en auge. Las nuevas construcciones incluyen en su mayoría este tipo de suelos ya que imitan a la madera, son bonitos y fáciles de colocar y limpiar. Además son muy resistentes al desgaste y a la abrasión por lo que destacan por su durabilidad.

La mayoría se pueden instalar en toda la casa, incluidos cocina y baños, ya que soportan bien la humedad y responden a las necesidades de aquellos que quieren un suelo uniforme para toda la vivienda.

Si quieres mantener impecable durante más tiempo tu suelo laminado puedes colocar un felpudo a la entrada de tu casa para que la suciedad de la calle se quede impregnada en él y no la arrastres al interior. Otra buena opción para esto es tener un zapatero en el recibidor de la entrada, así te asegurarás de que los miembros de la familia se ponen las zapatillas de estar por casa cuando llegan. Una tercera alternativa es colocar una alfombra en estas zonas de paso más transitadas como el recibidor, el pasillo o el salón.

Proteger las patas de las sillas y las mesas con un tipo de fieltro te servirá para ahorrarte arañazos y preservar el aspecto del suelo. Lo mismo ocurre con las sillas tipo despacho, puedes optar por unas que no rayen el suelo o colocar alguna alfombra en esa zona.

Cómo limpiar el suelo laminado

Para mantener tu suelo laminado impecable te vamos a dar dos trucos muy sencillos y que son muy fáciles de aplicar.

En primer lugar para que tu suelo siempre tenga buen aspecto la limpieza diaria es importante. Pasar el aspirador con un cabezal específico para suelos duros y, a continuación, pasar una mopa en seco hará que se mantenga siempre con esa sensación de limpieza.

Te puede interesar:

Una vez a la semana o cuando esté muy sucio puedes optar por fregarlo. Eso sí, asegúrate bien de usar un producto adecuado para el suelo laminado y de usar una fregona adecuada y muy muy bien escurrida. Como te decíamos estos suelos soportan bien la humedad pero es recomendable no mojarlo demasiado.

Lo mejor para quitar las manchas de los suelos laminados es quitarlas inmediatamente para evitar que el material se impregne de ella.