Aunque no lo creas las cortinas son uno de los elementos de la casa que más polvo y suciedad acumulan. El roce continuo cuando las corremos, el roce con el suelo, con tus mascotas, si tu hijo se acerca con las manos sucias y un largo etcétera. Por eso su limpieza es muy importante pero también muy delicada, por lo que tienes que tener en cuenta estos consejos.

Está claro que puedes llevarlas a la tintorería pero si no quieres gastarte el dinero en eso y prefieres hacerlo en casa, sigue estas recomendaciones. Ten en cuenta que debes lavar tus cortinas cada tres meses, aproximadamente, si lo haces en casa. Si acudes a la tintorería probablemente puedas alargar este periodo de tiempo un par de meses más.

Trucos para lavar las cortinas en casa

En primer lugar tienes que mirar la etiqueta. Debes conocer perfectamente el tejido en el que están fabricadas (lino, algodón, seda, etc) para saber qué tratamiento darles. En segundo lugar quita bien todos los enganches de las cortinas, pueden dañar el tambor de tu lavadora y dificultar su funcionamiento, además de rasgar la tela.

Otro punto fundamental es agrupar las cortinas del mismo color para lavarlas, exactamente igual que hacemos con la colada habitual. Además también sería conveniente si son de tejidos distintos porque lo lógico es que el tratamiento también lo sea, sean distintos programas de lavado.

Siguiendo las instrucciones del fabricante debemos tener en cuenta que por regla general no debemos cargar el tambor de la lavadora excesivamente. Si tienes unas cortinas muy grandes te recomendamos que las laves por separado.

Elige un programa corto y de agua fría, no debería ser mayor de 30ºC y usa un detergente de máquina apto para prendas delicadas. Piensa que es mejor usar un producto suave para que no se dañe la tela y  puedas prolongar su sueño durante más tiempo.

Consejos extra

Te puede interesar:

Si tus cortinas son de color blanco puedes añadir un chorrito de lejía o apostar por un clásico de la ropa blanca, el bicarbonato. Si tus cortinas son de colores puedes optar por incorporar una toallita atrapacolores y en vez de suavizante incorporar vinagre.

A la hora de secarlas te recomendamos que las cuelgues directamente de sus enganches y que elijas un día soleado, para que se sequen correctamente. Si prefieres o debes plancharlas hazlo cuando estén un poco húmedas y te quedarán más lisas.