Del "Aquí hay tomate" al "Sálvame" han pasado muchos años. Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde volvieron a reencontrarse este martes en el plató de 'Sálvame'. Además de recordar su etapa en 'Aquí hay tomate' junto al presentador, la nueva colaboradora del programa vespertino ha hecho un repaso por todas las operaciones estéticas a las que se ha sometido. 

Mientras en pantalla aparecían unas imágenes que mostraban la evolución que ha experimentado desde que se dio a conocer en televisión, la valenciana, de 48 años, ha recordado con humor los retoques que se ha hecho para conseguir la figura que deseaba

Alcayde ha comentado que su primera operación fue una rinoplastia: "Tenía miedo de que me quedara la nariz de Michael Jackson. Nunca tuve complejo, pero no me cogían en los castings para la tele. Por aquel entonces la mujer real no se estilaba tanto, no quedaría bien en cámara".

En 2010 volvió a operarse la nariz por un precio de 25.000 euros, según ha apuntado.

Carmen Alcayde presumiendo de figura

Carmen Alcayde presumiendo de figura INSTAGRAM

Aunque Jorge Javier ha notado algo distinto en la mirada de su compañera, la tertuliana ha asegurado que jamás ha pasado por quirófano para mejorar el aspecto de sus ojos: "A veces me doy algún punto de bótox para abrirme la mirada, pero eso fue hace poco"

Después de que nacieran sus hijos, Alcayde también se animó a realizarse una abdominoplastia por varios motivos: "De los tres embarazos se me quedó eso como abierto. Aparte de por lucir tipo en Instagram, me dijeron que con el paso de los años se me podía formar una hernia". "Además me hice un lipo váser y no sé qué, todo lo que quiso el médico", ha bromeado. 

Más adelante tuvo que volver a quirófano para hacerse un "retoquín" relacionado con esa intervención: "Con tres hijos me daba mucho miedo la anestesia general, en la operación se pasa mal. Hay que pensársela bien. Fueron los peores días de mi vida, pero ahora estoy encantada". 

Carmen Alcayde luciendo pecho

Carmen Alcayde luciendo pecho Instagram

"No quería entrar nunca más a quirófano y entonces me subí el pecho. Era una cosa que quería hacer a los 50 y pico, pero ahora ya las tengo para siempre ahí arriba. No me metí prótesis", ha asegurado Alcayde, que también retocó sus glúteos: "Con la grasa que sobraba de la barriguita, en el mismo quirófano me lo pusieron ahí". "Se me ha ido un 70%, no me ha quedado nada", ha lamentado.