Detrás de su aspecto inocente y tantas veces adorable, los gatos, especialmente fuera de casa, pueden representar una amenaza para nuestra salud si, por ejemplo, nos muerden. Aunque casi nunca se tratará de enfermedades graves, salvo complicaciones, estos felinos son capaces de contagiarnos algunos trastornos.

Por eso, aunque nos atraigan, siempre hay que tener cuidado con los que nos encontramos por la calle. Y, si nos muerden o arañan, no está de más pasar por el médico si notamos síntomas anormales. Antes, lo mejor es lavar con agua y jabón la zona de la herida para eliminar los restos de saliva. También sería recomendable usar agua oxigenada para desinfectar la mordedura.

La mordedura de gato, un riesgo potencial para los humanos. INFORMACIÓN

En casa, los arañazos y mordeduras de nuestras mascotas son más habituales, pero normalmente no habrá problemas si el animal ha sido tratado de manera adecuada en su higiene, con las vacunas y en las visitas al veterinario.

Pero, ¿qué enfermedades puede contagiarnos un gato?

Bartolenosis o enfermedad del arañazo de gato

En ocasiones, los gatos pueden transmitir a través de sus arañazos o mordeduras una enfermedad llamada bartolenosis. Se produce por una infección por la bacteria Bartonella henselae y también se conoce como enfermedad del arañazo de gato. Los síntomas, normalmente, son fatiga, fiebre o malestar general, además del enrojecimiento o inflamación de la zona afectada. Suele curarse sin tratamiento y no se transmite entre humanos.

Rabia

La rabia felina, un virus presente en la saliva y otras secreciones, se puede contagiar a los humanos por mordeduras principalmente, aunque también por medio de arañazos o por la propia saliva cuando entra en contacto con heridas. En los gatos, es esta enfermedad infecciosa viral es grave y puede causar la muerte del animal infectado.

Infecciones

Te puede interesar:

Las mordeduras pueden causar infecciones si la herida no se trata adecuadamente. Si hay hinchazón, dolor, y la infección no remite, lo mejor será acudir a nuestro médico.

Los gatos también son capaces de transmitir a los humanos otro tipo de enfermedades, pero casi siempre a través de las heces, por lo que no deberían preocuparnos en el caso de las mordeduras.