Enseñar a un perro a dar la pata no es una tarea difícil, pero requiere algo de paciencia y dedicación. Conseguir que tu perro haga trucos y obedezca órdenes es muy beneficioso para tu amigo peludo, ya que se trata de un ejercicio mental que potencia su inteligencia y le mantiene ocupado. Además, enseñarles trucos a los perros es una forma muy positiva de reforzar el vínculo emocional con sus dueños. Dar la pata es uno de los trucos para perros más simples, por lo que es una buena opción para iniciarse en el adiestramiento canino (también puedes consultar aquí todo lo que se sabe hasta ahora del curso para tener perros que exige la nueva Ley de Protección Animal).

Educar a tu perro desde cachorro para que aprenda las normas básicas y tenga buen comportamiento de adulto es fundamental. Pero además de enseñarle órdenes básicas puedes tratar de que aprenda algo sencillo como "dar la pata". Estos ejercicios son una forma divertida de enseñar al perro a ser obediente y que el can aprenda a asociar movimientos y señales.

Enseñar estos trucos para perros es, y debe ser, una experiencia positiva para tu peludo. Por ello, es fundamental que y practiques los trucos paso a paso y tengas paciencia con tu mejor amigo peludo. Ya que, a veces es necesario un poco de tiempo para que el perro entienda lo que quieres de él. Pero, ¿cómo conseguir que tu perro te dé la pata? Te mostramos los pasos que debes seguir basados en la acción-recompensa y repetir hasta que el perro aprenda el juego y la asociación.

Duración del entrenamiento de trucos para perros

Debes tener en cuenta que cada sesión debe tener una duración de entre cinco y diez minutos, si excedes este tiempo es posible que el perro se agobie, lo que complicaría el proceso de enseñanza. Además, es recomendable que realices entre tres y dos sesiones cada día.

¿Cómo enseñar a mi perro a dar la pata?

Te puede interesar:

  1. Los premios son tus mejores aliados para enseñar trucos a tu perro. Usa un premio pequeño para perros, con esto esto conseguirás que mantenga su atención en ti y en el punto que tu quieres: la mano. Además, tu perro sabrá que si es obediente tendrá su recompensa.
  2. Espera a que se calme. Puede ser que tu perro se ponga ansioso al ver que le vas a dar un premio, es posible que ladre o de vueltas. Cuanto tu mascota se encuentra en este estado de nerviosismo, iniciar el proceso de aprendizaje sería contraproducente. Debes premiar la tranquilidad y la calma. Para ello, cierra el premio con el puño de la mano y espera, hasta que no esté quieto y sentado no sigas con el juego.
  3. Inicia tú el movimiento. Debes mostrar a tu perro qué es lo que quieres que haga, así que con la palma de tu mano levanta una de las patas y pronuncia alto y claro la orden "dame la pata" o simplemente "pata".
  4. Repetir, repetir y repetir. Tienes que realizar proceso hasta que tu perro te da la pata por sí mismo cuando dices la orden. En ese momento, tienes que darle su premio, felicitarlo y volver a empezar.

Otra opción es que escondas la recompensa en tu mano y se la pongas cerca. Tu perro intentará acceder a la golosina y es muy probable que utilice sus patas para ello. Si pone su pata sobre la mano en la que tienes la golosina, le das la recompensa mientras pronuncias con claridad la orden "dame la pata". Después de un tiempo tu mascota habrá interiorizado este ejercicio y te dará la pata derecha e izquierda en cuanto le pongas la palma de la mano.