Desde su publicación en septiembre se ha hablado mucho del borrador de la futura Ley de Protección de los Derechos de los Animales. Si hace unos días se formó un gran revuelo en las redes sociales por la obligación de realizar un curso para tener perro, que deberán acreditar todos los dueños de mascotas para la tenencia de animales de compañía; el tema candente de hoy, junto con las prohibiciones que regulará la nueva Ley Animal, es la obligación de castrar a perros y gatos independientemente de su raza.

¿Es obligatorio que esterilice a mi perro o gato?

En primer lugar, cabe destacar que esta nueva ley animal tiene como base principal el sacrificio cero y la persecución del abandono animal. Para alcanzar estos objetivos se prevén una serie de obligaciones que deben seguir todas las personas responsables de mascotas y cuyo incumplimiento conllevará duras sanciones. Una de ellas, en concreto el artículo 34.2 que regula la tenencia de animales de compañía en espacios abiertos, expone que: "Las personas titulares o, en su defecto, los responsables de la tenencia de animales de compañía que habitualmente permanezcan en espacios abiertos y convivan o puedan relacionarse con otros animales de la misma especie y distinto sexo, estarán obligados a su esterilización".

Es decir, que todas las personas que tengan varias mascotas de diferente sexo que convivan juntas y puedan reproducirse tienen la obligación de castrarlas o esterilizarlas para evitar la cría accidental y, de esta forma, acabar con el abandono de perros y gatos.

Además, la nueva ley animal especifica que todos los animales de compañía deberán ser esterilizados antes de su transmisión o adopción. Cuando la transmisión se realice previamente a la edad aconsejada para la castración, el nuevo dueño deberá suscribir un compromiso de esterilización posterior.

Por otra parte, la cría y comercio de animales de compañía, excluidos los peces, solamente podrá llevarse a cabo por criadores debidamente inscritos en el Registro Nacional de Profesionales de la Cría, dependiente de la Dirección General de Derechos de los Animales. Por lo tanto, según la futura Ley de Protección de los Derechos de los Animales, quedará prohibida la compra y venta de animales en las tiendas de animales y entre particulares.

¿En qué consiste la esterilización?

Cuando esterilizamos a nuestro perro, ya sea macho o hembra, se le somete a una operación quirúrgica para evitar que se reproduzcan, interviniendo directamente en sus órganos reproductores. Pero es necesario tener en cuenta que no es lo mismo la castración que la esterilización, aunque el objetivo sea el mismo. En la castración se extirpan las glándulas sexuales, testículos y ovarios, lo que conlleva, la esterilidad del perro o gato y la ausencia de actividad sexual y todo lo que supone, como el celo. La esterilización, en cambio, sólo pretenderá evitar la fertilidad del animal de forma quirúrgica con la posibilidad de conservar las gónadas. Es decir, la castración supone una esterilización, pero para esterilizar no siempre hay que castrar.

Ventajas de esterilizar a los perros

Esterilizar a nuestro perro tiene muchas ventajas, sobre todo para la salud de los animales y a nivel social. Sin embargo, existen muchos mitos en relación a este tema, como por ejemplo que es bueno para las perras quedarse preñadas por lo menos una vez en la vida y tener una camada. Esto no es cierto y no existe ningún estudio que demuestre que el embarazo es bueno para la salud de nuestra perra. Pero la esterilización sí que conlleva beneficios para el animal, estos son algunos de ellos:

  • Se controla la superpoblación
  • Mejora la convivencia: La esterilización de perros reduce sus comportamientos agresivos provocados por la testosterona y la dominación. Además, tu perro dejará de montar personas o cosas y evitarás el marcaje urinario. Por lo que la convivencia en casa y con otros perros será mucho más sencilla.
  • Se evitan extravíos: Muchos perros machos se escapan y tienden a vagabundear si detectan el celo de una hembra cercana, esto se puede evitar con la esterilización.
  • Se reducen los casos de tumores, tanto en machos como en hembras.
  • Los perros esterilizados tienen menos infecciones en el área genital y anal.
  • También se reducen otros problemas de salud, como tumores o metritis en las hembras.
  • Mejoran los problemas psicológicos que se producen en las perras cuando se produce el celo, como las pseudogestaciones o embarazos psicológicos y la adopción de objetos como si fueran sus cachorros. Estas conductas producen mucho sufrimiento en las hembras, que pueden llegar a producir leche y acabar con una infección de las mamas o mastitis. 
  • Aumenta su esperanza de vida de los perros: Al eliminar o reducir significativamente el riesgo de ciertas patologías, los perros viven más.

¿Cuánto cuesta esterilizar a un perro o gato?

El precio exacto de esta intervención quirúrgica dependerá de cada veterinario y del peso de tu mascota, pero la castración o esterilización ronda entre los 100 y 250 euros en los machos y 200 y 300 euros en las hembras.

Te puede interesar:

¿Cuándo debo castrar a mi perro?

El momento ideal para esterilizar a las hembras es lo antes posible, incluso antes de que tengan su primer celo. En el caso de los machos, es recomendable esperar hasta que los testículos bajen y alcance su madurez sexual, normalmente entre los 6 o 7 meses.