Las curiosidades alrededor de los gatos son infinitas. Si no, que se lo digan a todos los que nos hemos pasado horas en internet viendo vídeos virales de gatos. Alabado por unos y demonizados por otros, los felinos han despertado desde tiempos inmemoriales la curiosidad de los humanos. Se les ha tachado de ser demasiado independientes o de ser ariscos con otros animales y con los seres humanos.

Pero, si compartes casa con ellos, porque seamos realistas nadie es dueño nunca de un gato, sino que comparte casa con él; sabrás que a los gatos les encantan los humanos. Sin embargo, precisamente por estos mitos y leyendas urbanas y por mucho que queramos a nuestro gato, a veces los dueños de gatos cometemos errores que pueden afectar a su carácter o a su salud o pasamos por alto aspectos básicos de su bienestar. Te contamos cuáles son los errores que cometes con tu gato:

Gritar a tu gato

Regañar a tu gato o llamarle a orden con gritos, palmadas y otros sonido estridente es una de las cosas que hacemos a diario cuando nuestro gato hace algo que no nos gusta. Lo que no sabemos es que estos ruidos pueden tener un efecto negativo sobre nuestro felino. Debes tener en cuenta que los gatos no responden a las órdenes de la misma forma que los perros ya que ellos no establecen con su dueño una relación de sumisión sino de tolerancia. Chillar, enfrentar o castigar a tu gato no suele ser un método de educación eficaz. Es mejor que desarrolles hábitos acordes a sus necesidades.

Tener plantas y gatos

Tener plantas y gatos en casa no tiene por qué ser incompatible. Pero debes tener en cuenta que algunas de las plantas que utilizamos para decorar nuestro hogar pueden ser tóxicas para los felinos. La Dieffenbachia, una de las plantas de interior más habituales en las casas, y las especies de Lilium (conocidas popularmente como azucenas o lirios, también son muy frecuentes) son extremadamente tóxicas. Los crisantemos, el poto, el jacinto, la hiedra, el muérdago o las adelfas son algunas de las especies de plantas de interior tóxicas para los gatos según la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA).

Alimentarlos solo con pienso

Un error muy frecuente entre los dueños de gatos es alimentar al felino solo con pienso seco, ya que a los gatos les cuesta mucho ingerir de esta forma la cantidad suficiente de líquido que necesitan. Alimentar a tu gato solo con pienso seco puede producir a largo plazo la formación de cálculos urinarios u otras patologías si no toman los fluidos adecuados. Por este motivo lo mejor es que combines el pienso con dieta húmeda que garantice la hidratación.

Darle leche a tu gato

Este es otro error muy común que cometen los dueños de gatos. Y es que debido a las películas y los dibujos animados muchas personas han interiorizado que a los gatos les encanta la leche. En realidad, eso es cierto: los gatos disfrutan del sabor de la leche por su dulzor.

Pero esto no significa que deban tomarla, de hecho no es un alimento indicado para ellos. Los gatos, al igual que lo humanos, desarrollan a medida que se hacen adultos la intolerancia la lactosa. Además, la leche de vaca tiene menos grasas y más lactosa que la leche de gata por lo que no es aconsejable ni siquiera en cachorros.

Jugar con las manos

El instinto de caza está muy desarrollado en los gatos y en muchas ocasiones sus juegos giran en torno a la caza. Sin embargo, es muy importante que no juegues a la caza con tu gato, sobre todo si lo haces con las manos, los pies o las piernas; ya que esta costumbre puede provocar un comportamiento agresivo que más tarde tendrá difícil solución. Una buena alternativa es que jueguen con pelotas, cañas con señuelo o muñecos. Tampoco debes darle ovillos o bobinas de hilo o lana, ya que estos se pueden desenrollar fácilmente y pueden desembocar en problemas de salud por la ingesta accidental de trozos de hilo.