Ya lo decía Baloo en el Libro de la Selva: "Si buscas lo más esencial, sin nada más ambicionar. Mamá Naturaleza te lo da". Y en eso se basa la dieta BARF para gatos y perros de la que tanto se escucha hablar últimamente. Los piensos y latas para perros y gatos son la opción más cómoda para alimentar a tu mascota. Pero, ¿son la dieta más saludable? Lo cierto es que no. Por ello, en los últimos tiempos se ha puesto muy de moda la dieta BARF para gatos y perros, basada en alimentos crudos y naturales. Es decir, libres de harinas, químicos y colorantes. Te contamos todo lo que debes saber sobre la dieta BARF.

¿Qué es la dieta BARF para gatos y perros?

El nombre de la dieta BARF, no es al azar. Este acrónimo viene del nombre en inglés Biologically Apropiate Raw Food y que en español podríamos traducir como "Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada" o ACBA.

Esta forma de alimentar a las mascotas fue ideada por Ian Billinghurst en 1993 y se basa en la idea de suministrar a tu perro o gato una comida similar a la que tendría en estado salvaje, mediante carne cruda, huesos, vísceras y una pequeña porción de vegetales crudos.

¿Qué beneficios tiene la dieta BARF para tu gato o perro?

Un menú diario basado en la dieta BARF debe contener todos los nutrientes que tu mascota necesita para estar sana y, además, evita los componentes perjudiciales que incluyen los piensos y comidas procesadas, como conservantes químicos y colorantes que pueden producir alergias o provocar obesidad. Es por ello que la dieta BARF es muy recomendada entre los veterinarios e investigadores.

Algunos de los beneficios que se atribuyen a la dieta BARF para gatos y perros son los siguientes:

  • Nuestro mascota tendrá más energía y estará más saludable.
  • Pelaje más sano y brillante.
  • Heces menos olorosas y más pequeñas, ya que aprovechan mejor todos los nutrientes.
  • Reducción de los gases y el olor corporal.
  • Mejora el estado de ánimo de tu mascota.
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades y aumenta la longevidad.
  • La dieta BARF suele ser mucho más barata que la comida procesada.

¿Cómo preparar una dieta BARF para un gato en casa?

La dieta BARF para un gato debe estar compuesta en un 80% por carne cruda de pollo o pavo. Un 10% de huesos tiernos y lechosos como carcasas de pollo, alitas de pollo, carcasas de codorniz o raspas de pescados pequeños. Y un 10% de vegetales crudos rallados como, por ejemplo, zanahoria, apio, calabacín o calabaza cocida.

Además, es importante añadir entre un 15 y un 20% de carne de cordero, pato o conejo, un par de veces por semana; pescado y vísceras (corazón, hígado, riñón, entre otras) una vez por semana. También es necesario que contenga unos 5 huevos por semana, y algunos suplementos vitamínicos extra como la taurina.

Lo ideal es preparar un menú que contenga todos los ingredientes en crudo alimentarlo con dos porciones diarias si es adulto o cuatro si es un cachorro.

Ten en cuenta que en la dieta BARF para gatos debes evitar la carne cruda de cerdo, las crucíferas (coliflor, repollo o rúcula) y el exceso de harinas y cereales. Además, como ya sabes, el pescado debe ser congelado antes de servirlo.

Ejemplo de dieta BARF para un gato

Un buen ejemplo de menú BARF para gatos podría ser este plato de pollo con calabaza con el que tu felino disfrutará de lo lindo. Además, puedes aumentar las cantidades respetando las proporciones para repartir la comida en porciones y congelarla:

  • 800 g de muslos, contra muslos, pechuga y vísceras de pollo.
  • 100 g de huesos de pollo, de carcasas o alas (también sirven los de las patas si los trituramos).
  • 100 g de calabaza cocida.
  • 1 manzana.

Otro ejemplo de menú BARF para gatos podría ser el siguiente:

  • 1/2 kilo de carne de pollo o pavo, entre pechuga, alas, pescuezo, etc.
  • 400 g de corazón, ya sea de res, pollo o cordero
  • 200 g de hígado de pollo
  • 300 g de vegetales rallados (calabacín, zanahoria y calabaza)
  • 1 huevo
  • Aceite de pescado

¿Cómo hacer la transición a la dieta BARF para mi gato?

En primer lugar debes tener en cuenta que será más fácil para tu gato adaptarse a la dieta BARF si está acostumbrado a una alimentación húmeda. Lo ideal es hacer la transición a la dieta BARF una vez que tu gato se haya adaptado a la textura de la comida húmeda.

¿Cómo hacer la transición a la dieta BARF para mi gato?

¿Cómo hacer la transición a la dieta BARF para mi gato? WildBalance

Comienza mezclando la comida húmeda con los menús BARF que prepares o compres. De manera muy progresiva, ve disminuyendo la cantidad de húmeda y aumentando la de BARF.

¿Cómo preparar las porciones de dieta BARF para un gato?

Debes tener en cuenta que las cantidades de las porciones dependerán de la edad y el peso del gato. Pero calcular las porciones diarias de dieta BARF para gatos es muy sencillo.

Lo primer que tienes que saber es que un gato adulto necesita entre un 3% y un 5% de su peso real. Es decir, si tu gato pesa 5 kilos, debe comer el 5% de 5 kilos cada día, que son 250 gramos.