Quién no ha ido a la peluquería alguna vez y le han cortado algo más que las puntas. Si no te apetece visitar a tu estilista y quieres hacer un corte de pelo en casa, aquí te dejamos algunas ideas de lo que tendrías que hacer.

Eso sí, hablamos de un ligero cambio de estilo, nada exagerado, ya que las técnicas son sencillas. Necesitarás sólo dos materiales: un peine pequeño y unas tijeras afiladas.

Siempre es necesario cambiar y quitarse el miedo a cortarte ese pelo kilométrico, porque un ligero corte puede dar a tu look un aspecto nuevo, fresco y muy atractivo.

Cortarse las puntas

Para renovar el cabello y que se vea más saludable no hay nada mejor que pegar un ligero corte a las puntas, ya que son la parte del pelo que más estragos sufre. Es recomendable cortarlas mínimo cada dos meses. Para ello debemos mojar el cabello, peinarlo dejando la raya en medio y recogerlo en una coleta. Luego echamos la coleta por delante de la garganta y cortamos las puntas con unas tijeras bien afiladas.

Cortar el flequillo

Recortar el flequillo es muy sencillo y sólo necesitáis mojarlo, recogerlo hasta el centro de la frente y cortarlo por la medida que os guste usando unas pequeñas tijeras afiladas; eso sí, sin pasaros claro, ya que al secarse el flequillo quedará más corto. Aquí os dejamos un claro ejemplo de cómo NO hay que hacerlo.

Corte desfilado

Este corte es más complicado pero nada imposible para las más atrevidas. Primero hay que mojar el cabello y echarlo hacia delante, separando en dos mechones la parte trasera. Se coge el mechón central y se corta un poco para que haga de guía en la medida. A continuación se cortan los dos mechones laterales en diagonal procurando que queden iguales, con la misma inclinación. Finalmente picoteamos las puntas para dar un estilo más desfilado.

Corte escalado

Para escalar el cabello necesitamos tener bastante técnica, ya que es un poco complicado. Primero se moja el cabello y se echa completamente hacia delante con la cabeza hacia abajo mientras tocamos el pecho con nuestra barbilla. Entonces cogemos las puntas y cortamos una línea recta con la precaución de que esté todo recto y que ningún mechón rebelde se quede sin cortar.

Corte bob

Si queréis un cambio más radical, podéis haceros el corte bob con este sencillo truco: mojarse el pelo, echarlo por completo hacia atrás recogido en una coleta baja y cortarlo justo por debajo de la goma; y si lo queréis más largo, solo necesitáis haceros la coleta más abajo.

Cortes para chicos

Los hombres tampoco necesitan acudir a la peluquería cada dos por tres para un corte o un cambio de look. Para los más valientes os dejamos un truco para cortaros el pelo en casa y mejorar vuestro aspecto:

Es importante contar con un par de espejos, para poder ver la parte de detrás y controlar que quede igualada. Moja el cabello y sepáralo en secciones, las de los lados y la coronilla haciendo una separación con un peine. Entonces peina el cabello de los lados hacia adelante, hacia las orejas y la sien. Luego agarra ese mechón con los dedos para limitar el corte de las tijeras y corta lo que sobresale. Corta de forma perpendicular hacia tus dedos para quitar el exceso de volumen. Repite el mismo proceso: levanta el cabello de tu cuero cabelludo y corta de forma perpendicular hacia tus dedos.

Te puede interesar:

Para cortar la parte superior hay que hacerlo de la misma manera, pero con cuidado ya que se ve más que los cortes a los laterales. Los cortes en V dan una imagen estilo punk y algunos cortes mal hechos pueden dar la impresión de un inicio de calvicie.

Finalmente puedes recortar las patillas con una maquinilla de afeitar. También cortar la parte posterior comenzando con un corte a ras en la parte superior del cuello y acercarlo a medida que se aproxime a la nuca.