A lo largo del año invertimos mucho dinero en productos de belleza. Cremas hidratantes, limpiadores faciales o sérums antiarrugas son algunos de los más comunes. Sin embargo, en ocasiones no es necesario hacer un gran desembolso para tener una piel radiante. Ya nuestras abuelas utilizaban sus trucos caseros para lucir una piel bonita y sin arrugas. Hoy te vamos a contar uno de esos remedios de belleza caseros que te costará muy poco dinero y que te dará espectaculares resultados. Vamos a enseñarte cómo hacer tu propia mascarilla casera para hidratar la piel. Así, te unirás a la moda de la cosmética natural por muy poco dinero.

La mejor mascarilla natural para la piel

La mascarilla hidratante que te proponemos es muy fácil de hacer y solo lleva ingredientes naturales que siempre tienes en casa: yogur natural, miel y limón.

Con estos tres componentes y en muy poco tiempo tendrás tu mascarilla casera de yogur. Es apta para todo tipo de pieles y te dejará el rostro suave e hidratado.

La miel es uno de los ingredientes de esta mascarilla facial casera. Pixabay

Aunque todos los elementos son naturales, si es la primera vez que te pones esta mascarilla, te recomendamos que hagas una prueba en una parte pequeña del rostro antes de aplicarla por toda la cara. Así te asegurarás que no te causa ninguna alergia ni reacción.

Cómo hacer la mascarilla casera para hidratar la piel

Preparar la mascarilla casera de yogur para hidratar la piel es muy fácil. Necesitas dos cucharadas de yogur natural, una cucharadita pequeña de miel y unas gotitas de zumo de limón natural. Mezcla todos los ingredientes en un bol hasta que consigas una pasta homogénea. No debe quedar muy líquida para evitar que escurra por el rostro. En solo un minuto tendrás lista esta mascarilla. Además, te saldrá baratísima, aproximadamente unos veinte céntimos si sumamos todos los ingredientes.

Esta mascarilla hidratante casera es apta para todo tipo de pieles. Pixabay

Como el yogur lo tendrás guardado en la nevera, esta mezcla estará fresquita y notarás una sensación muy agradable al ponértela en el rostro.

Cuándo es mejor poner la mascarilla facial

Lo ideal es ponerte esta mascarilla casera de yogur dos veces por semana. Antes, debes preparar la piel y abrir los poros para que los nutrientes pueden actuar correctamente. Pon a hervir agua en una cazuela ( puedes añadirle un sobrecito de manzanilla, como si fueras a hacer una infusión). Cuando empiece a hervir retira la cazuela del fuego y ponla en la mesa sobre una tabla de madera. Pon tu rostro sobre ella de forma que el vapor te de directamente y tapa tu cabeza con una toalla. Respira durante unos minutos el vapor de agua. Pronto tu piel empezará a sudar y los poros se abrirán.

Retira el sudor son la toalla y ponte la mascarilla. Puedes hacerlo con los dedos directamente o utilizando una brochita pequeña ( te sirven las que maquillaje o las de darte el tinte). Extiende el preparado por toda la cara evitando los ojos. Ponte música relajante y túmbate en un lugar cómodo. Lo ideal es que tengas la mascarilla puesta durante treinta minutos y que aproveches ese tiempo para relajarte. Así los beneficios serán dobles. Una vez pasado el tiempo retira la mascarilla con agua tibia. Prueba este truco de belleza y pronto tu piel estará resplandeciente.