Satisfyer, el succionador de clítoris de moda, ya está temblando y no es por el uso de sus miles de compradoras (y compradores). Y no es para menos dado que un nuevo juguete sexual está arrasando en ventas en Estados Unidos y amenaza con quitarle el monopolio al popular dispositivo. Se trata del polémico Osé, de la firma Lora DiCarlo.

Pero, ¿por qué es polémico este dispositivo electrónico? El juguete sexual en cuestión ganó hace un año el premio a la innovación en el CES (Muestra de Electrónica y Consumo) que se celebra en Las Vegas. No obstante, en pleno clímax, la organización echó marcha atrás y les retiró el galardón alegando que las normas prohibían premiar productos “inmorales, obscenos, indecentes y profanos”.

La empresa que fabrica el juguete no se quedó de brazos cruzados y se defendió con una publicación en Instagram: “Ganamos un premio de innovación en el CES y nos lo retiraron. ¿Por qué el CES se siente amenazado por las mujeres empoderadas y los productos que las empoderan?”. La presión en redes sociales y la reacción de muchas personas que mostraron su disconformidad hicieron que la organización cambiase de opinión. Y es que, meses más tarde, la muestra rectificó y devolvieron el premio a Osé.

El que ríe el último, ríe mejor. Eso deben pensar ahora los creadores del popular producto dado que, un año más tarde, el producto es uno de los que más ha triunfado en la Muestra de Electrónica y Consumo, una de las ferias tecnológicas más importantes del mundo. Tanto éxito ha tenido este artículo que todas aquellas que quieran hacerse con un Osé tienen que esperar seis semanas para adquirirlo a pesar de su elevado precio: 290 dólares.

¿Cómo funciona Osé?

La principal novedad del juguete sexual Osé es que funciona sin manos y lleva incorporado un succionador de clítoris que se ha hecho muy popular en el último año gracias al Satisfyer. En el otro extremo del dispositivo electrónico hay un apéndice más "clásico" que tiene como objetivo estimular el punto G.

Asimismo, Osé incorpora elementos de microbiótica y alta tecnología para garantizar el placer de aquellas que lo usen. Su precio, 290 dólares, no ha frenado a los miles de compradores que han convertido a este juguete en todo un éxito de ventas y ya hay una lista de espera de más de seis semanas para la entrega del producto.