El consumo de tabaco está relacionado con múltiples tipos de cáncer, enfermedad pulmonar crónica y enfermedad cardiovascular. En el mercado existen diferentes productos, en principio, destinados a favorecer su abandono, tales como el vapeador o cigarrillo electrónico.

El uso de estos dispositivos ha conseguido cierta popularidad, “alcanzando su uso el 35% de los estudiantes en los institutos de Estados Unidos, siendo una importante proporción de ellos previamente no fumadores”, explica el doctor Javier Cortés, cardiólogo del Hospital Vithas Medimar.

El consumo de tabaco está relacionado con múltiples tipos de cáncer, enfermedad pulmonar crónica y enfermedad cardiovascular

El consumo de tabaco está relacionado con múltiples tipos de cáncer, enfermedad pulmonar crónica y enfermedad cardiovascular Freepik

No obstante, en recientes publicaciones, “se ha asociado vapear con un aumento del riesgo de sufrir un infarto de miocardio y con varias formas de neumonitis”, comenta Cortés.

"Estos hallazgos indican que el cigarrillo electrónico sin nicotina es tan tóxico o incluso más que los que llevan nicotina"

Javier Cortés - Cardiólogo del Hospital Vithas Medimar

El líquido utilizado en los cigarrillos electrónicos “contiene varios compuestos potencialmente tóxicos, que incluyen elementos del grupo carbonilo, compuestos orgánicos volátiles, partículas, trazas de metales, endotoxinas bacterianas, glucanos fúngicos, formaldehído, acetaldehído, butiraldehído y acroleína, también conocida como acrilaldehído, que se acumula en los pulmones e induce la producción de superóxido”, detalla.

“Estos hallazgos indican que el cigarrillo electrónico sin nicotina es tan tóxico o incluso más que los que llevan nicotina”, concluye Javier.

El objetivo inicial del cigarrillo electrónico, en sus inicios, fue ayudar a los fumadores a abandonar el uso del tabaco mediante un dispositivo aparentemente inocuo o al menos, menos nocivo que el propio tabaco.

El objetivo inicial del cigarrillo electrónico fue ayudar a los fumadores a abandonar el uso del tabaco mediante un dispositivo menos nocivo

El objetivo inicial del cigarrillo electrónico fue ayudar a los fumadores a abandonar el uso del tabaco mediante un dispositivo menos nocivo Freepik

Sin embargo, “recientes estudios han demostrado que los cigarrillos electrónicos son perjudiciales incluso sin contener nicotina y en el momento actual aún no sabemos si su utilización a largo plazo puede ser menos perjudicial que la del tabaco. Lo que sí es cierto es que el uso de los cigarrillos electrónicos no sólo no ha reducido el número de personas adictas a la nicotina, sino que ha aumentado su utilización entre los que nunca antes habían fumado”, concluye el doctor.

Dejar de fumar sin ayuda médica puede resultar algo complicado Freepik

"Lo que sí es cierto es que el uso de los cigarrillos electrónicos ha aumentado su utilización entre los que nunca antes habían fumado"

Javier Cortés - Cardiólogo del Hospital Vithas Medimar

“Modificar los hábitos adquiridos por el tabaco, poner una fecha fija para dejar de fumar y evitar tener tabaco cerca pueden ayudarnos a dejar el hábito del tabaco, pero conseguirlo sin ayuda médica puede ser algo complicado”, explica el doctor Juan Carlos Padilla, neumólogo del Hospital Vithas Medimar.