A partir de los 50-60 años, las personas comienzan a padecer dos problemas visuales muy relacionados con el envejecimiento. Uno, presbicia o vista cansada. Otro: cataratas.

La presbicia es fruto del envejecimiento, explica el director médico de Oftálica Clínica Oftalmológica de Alicante, doctor Enrique Chipont. A medida que nos hacemos (más) mayores, el cristalino del ojo pierde elasticidad y esa pérdida de elasticidad afecta a nuestra visión cercana, añade.

La presbicia se manifiesta cuando cambiamos el plano de visión, porque esa pérdida de elasticidad del cristalino impide que nuestros ojos se adapten a la velocidad deseada a los cambios de plano que experimentamos casi constantemente.

El gesto característico del paciente con presbicia se manifiesta cuando debe entornar los ojos para leer una novela o necesita extender el brazo para sostener el móvil y ver con claridad las letras del WhatsApp o la agenda.

Ambos gestos son claros indicios de un problema de presbicia o vista cansada y la reacción inmediata que deben despertar en nosotros es la de acudir al especialista en busca de diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es y cómo se producen las cataratas en los ojos?

Las cataratas se producen por una opacificación del cristalino a consecuencia de la edad, subraya el doctor Chipont, lo cual provoca que comenzamos a ver de un modo tan borroso como cuando miramos a través de una cascada de agua. De ahí, el nombre de cataratas que recibe este problema.

Un reciente estudio destacaba que a 9 de cada 10 personas les preocupaba que la pérdida de visión pudiera alterar sus actividades cotidianas. En el caso de los pacientes con cataratas, la pérdida paulatina de visión alterará (y mucho) las actividades cotidianas.

Además, las cataratas pueden poner en riesgo la integridad física del paciente porque al perder vista crece el riesgo de caídas en personas mayores.

Quien padece cataratas va perdiendo autonomía en la medida que se incrementa su pérdida de visión, explica el doctor Chipont. Cada vez más, la persona afectada por las cataratas deja de desarrollar actividades hasta hace poco habituales, tales como conducir, concluye.

El departamento de Optometría de Oftálica realiza una prueba

Además, el director médico de Oftálica subraya que el paciente con cataratas se enfrenta a síntomas muy poco agradables, como dejar de ver con claridad el rostro de las personas que conoce (familia, amigos…) y comenzar a percibir esos rostros claramente borrosos. El panorama, pues, comienza a ser desolador tanto para los afectados por presbicia como para los afectados por cataratas.

El paciente de presbicia comienza a sufrir dolores de cabeza y/o mareos tras verse obligado a fijar la vista. Debe convivir con el picor y escozor de ojos y sus globos oculares se enrojecen con facilidad. Y, también, con la fatiga visual y la visión borrosa.

En cuanto al paciente de cataratas, éste pierde autonomía tanto en el hogar como en algunas actividades, como la conducción, sufre peligro de caídas y no consigue ver rostros, sino siluetas borrosas. Su visión se deteriora día a día.

En estas circunstancias, la pregunta es clara: ¿Debemos vivir con presbicia y/o cataratas o existe algún tipo de solución o soluciones para estos problemas oculares?

El doctor Chipont sostiene que “la buena noticia es que, hoy en día, presbicia y cataratas tienen solución, y es quirúrgica”.

La cirugía de presbicia, la cirugía de cataratas y la cirugía combinada de presbicia y cataratas-añade doctor Chipont- “resuelven estos problemas en apenas 15 minutos mediante una sencilla intervención quirúrgica en el quirófano, que se efectúa con anestesia local. La cirugía en los tres casos es ambulatoria o, lo que es lo mismo, no requiere hospitalización”.

Reemplazo de lentes intraoculares y la cirugía de cataratas

En los tres casos, el paciente sale del quirófano por su propio pie y se marcha a casa, por lo que ni la cirugía de presbicia, ni la cirugía de cataratas, ni la combinada requieren hospitalización.

Y en los tres casos, el especialista extrae el cristalino natural y lo sustituye por una lente intraocular, que a partir de la cirugía hará el papel que, hasta su deterioro, realizaba el cristalino.

Existen tres tipos de lentes intraoculares. Cada una de ellas tiene sus características propias.

· Monofocal: Con una sola graduación.

· Bifocal: Con graduación de cerca y lejos.

· Trifocal: Con graduación de cerca, de lejos y en distancia media. La diferencia de estas lentes respecto a las otras dos estriba en que con las lentes intraoculares trifocales es posible decir adiós a las gafas, porque si la implantada es una lente intraocular trifocal, el paciente podrá ver sin gafas en distancia corta, media y lejana. Es decir, que no necesitará volver a usar gafas.

Es, en último caso, el especialista quien debe decidir cuándo es posible aplicar cada tipo de lente en función de las características que presente el paciente.

¿Cuáles son los síntomas iniciales de las cataratas?

El especialista extrae el cristalino natural y lo sustituye por una lente intraocular

Es posible que, en determinados momentos, como el actual, nos resulte complicado tomar la decisión de acudir al oftalmólogo. Sin embargo, debemos conocer qué consecuencias puede traer el retrasar el examen oftalmológico, el diagnóstico y el tratamiento.

En consecuencia, la pregunta es, ¿qué ocurre si retrasamos la visita al especialista y, en consecuencia, el diagnóstico de cataratas?

· Los síntomas iniciales de las cataratas son la visión borrosa, la dificultad para leer, para reconocer caras y/o visualizar una pantalla (de ordenador, de tablet, de móvil, de televisión)…

· Halos de luz que generan serios problemas a la hora de conducir.

· Incremento de la miopía y disminución de la hipermetropía.

· Visión doble en un ojo.

· Pérdida paulatina de la visión.

El consejo del especialista es en esta circunstancia que “acuda a la consulta oftalmológica. Si sufre alguno de estos síntomas puede padecer un problema ocular relacionado con las cataratas y, en estas circunstancias no resulta aconsejable esperar”, explica el doctor Chipont.

Cataratas y presbicia. Diagnóstico

Las cataratas no resultan perceptibles para el ojo humano. Esta circunstancia obliga al oftalmólogo a efectuar un examen exhaustivo que determine el tipo de problema visual al que nos enfrentamos.

Lo mismo ocurre con la presbicia. En ambos casos, el especialista debe determinar el diagnóstico en función de una serie de pruebas.

Ventaja de la cirugía combinada: cataratas y presbicia

La cirugía de cataratas pone fin al riesgo de accidentes al recuperar la visión perdida y pone fin también al deterioro visual que el paciente había experimentado. De nuevo, vuelve a ver correctamente los rostros de las demás personas, puede volver a conducir y recupera la autonomía personal perdida a medida que los efectos de las cataratas se incrementaron.

El paciente de presbicia o vista cansada también nota un importante cambio: recupera su visión cercana, nota como desaparecen las molestias y dolores producto de la presbicia o vista cansada.

Todas estas ventajas se producen en la cirugía combinada de cataratas y presbicia y, a ella hay que sumar que si la lente implantada es trifocal, además, el paciente podrá decir adiós a las gafas, ya que estas lentes intraoculares trifocales permiten ver correctamente a corta, media y larga distancia.

Cirugía de cataratas: mitos

El doctor Chipont explica que “también es importante explicar algunos mitos creados en torno a las cataratas. El primero es que las cataratas no son contagiosas. No son una enfermedad, sino un problema visual producto de la edad. Por tanto, no se contagian de un ojo a otro ni de una persona a otra”.

“Las cataratas -agrega- tampoco son crecimientos exteriores al ojo o interiores. Son opacificaciones en el interior del ojo. Tampoco es cierto que las cataratas puedan crecer de nuevo una vez operadas, porque la cirugía consiste en la extracción del cristalino. Si no hay cristalino, no pueden volver a aparecer”.

Las cataratas no son reversibles. No hay mejora, sino empeoramiento. La única solución es quirúrgica”.

“No es cierto que leer, coser o realizar tareas que requieran fijar la vista sea la causa del empeoramiento de las cataratas. Las cataratas empeoraron porque el proceso es imparable y sólo la cirugía lo soluciona”.

Existen tres tipos de lentes intraoculares

Operación de presbicia: mitos

En el caso de la presbicia, el doctor Chipont explica que “un mito acerca de la presbicia o vista cansada es que ésta se produce por una pérdida de fuerza de los músculos oculares. La realidad es que el origen de la presbicia es la pérdida de elasticidad del cristalino”.

“Presbicia y cataratas sólo tienen solución quirúrgica”, explica el doctor Chipont. “Puede ocurrir que personas con miopía y presbicia vean peor de lejos que de cerca. Sin embargo, esto no quiere decir que no tengan presbicia, sino que la miopía compensa la presbicia. Sin embargo, los problemas consecuencia de tener la vista cansada continuarán afectando”.

¿Es seguro operarse ahora?

Todas las consultas de Oftálica cuentan con purificadores de aire anti Covid, efectivo contra virus y bacterias

El doctor Chipont afirma que “los quirófanos son lugares seguros. Guardan todas las medidas de limpieza, higiene y asepsia en un entorno igualmente limpio y controlado”. En el caso de Oftálica “contamos con un equipo profesional siempre pendiente de la atención al paciente e implementamos todas y cada una de las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Incluimos otras como la utilización de purificadores de aire anti Covid para evitar la presencia de virus, gérmenes y bacterias en el ambiente”.

Ubicación de Oftálica Clínica Oftalmológica

Av. Padre Espla, 58, 03013 Alicante

Abierto de lunes a viernes de 8 a 20 horas

Teléfono: 966 378 620