No nos engañemos, tener un vientre plano y tonificado es el sueño de cualquiera y más para lucir tipo este verano. Llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio son la base de cualquiera que quiera llevar un estilo de vida saludable y, además, verse con una figura envidiable.

Si quieres conseguir un abdomen firme y quitarse los tan odiados michelines te proponemos cinco ejercicios de pocos segundos que puedes realizar en casa. Sólo necesitas una esterilla, ropa cómoda y muchas ganas.

Plancha abdominal

Uno de los ejercicios más eficaces para endurecer el abdomen son las planchas abdominales. Es un ejercicio muy sencillo de hacer en casa y con el que activarás toda tu musculatura.

Para realizar la plancha abdominal perfecta, túmbate boca abajo y apóyate sobre los antebrazos, formando una línea recta con el cuerpo. Los codos deben estar en línea recta con los hombros. Mira al suelo para mantener alineada la zona cervical y mantén esta posición durante 15 segundos. Muy importante: durante el ejercicio inhala y exhala profundamente.

Plancha supermán

Colocados en posición de plancha, levantamos de forma simultánea un brazo y su pierna contraria. El cuerpo debe quedar equilibrado sobre dos puntos de apoyo, manteniendo tensionado el abdomen.

Abdominales cruzados

Nos colocamos boca arriba con las palmas en la nuca y abrimos bien los codos. El ejercicio consiste en doblar la pierna derecha llevando la rodilla hasta el vientre. Despega la espalda del suelo y con el codo izquierdo toca con la rodilla derecha. Después cambia de pierna y codo. Alterna de un lado y del otro. Haz series de ocho. Cuando domines el ejercicio puedes hacer más repeticiones.

Puente o plancha invertida

Nos sentamos en el suelo y extendemos las piernas hacia adelante. A continuación apoyamos las palmas de las manos en el suelo con los dedos en dirección al cuerpo. Mediante la contracción del abdomen despegamos la cadera y las piernas del suelo, formando una línea recta desde la cabeza hasta los pies. Mantenemos la posición durante unos segundos siempre con la vista hacia al frente y la zona media contraída.

Te puede interesar:

El gato

Nos colocamos a cuatro patas colocando los brazos paralelos entre sí, al igual que las piernas. Con la espalda recta, mantén las rodillas y manos firmes y ancladas al suelo. Ahora arquea tu espalda, como un gato que eriza su columna cuando ve un peligro. Procura mantener los abdominales en tensión. Aguanta unos segundos y vuelve a la posición inicial. Realiza tandas de diez.