Cuidar la alimentación y perder peso no es lo único que debes hacer para perder peso y afrontar la operación bikini. Y es que para adelgazar también necesitas dos cosas en las que, quizás, no habías pensado: bolígrafo y papel. Estas dos herramientas son muy útiles ya que hay que tener anotado todos los días los pasos que has caminado (te lo dice la aplicación de salud de tu teléfono móvil). En esto hay que ser muy estricto y apuntarlo todos los días dado que sino te concederás demasiados "periodos de gracia".

Si haces más de 10.000 pasos, cada jornada vas a empezar a adelgazar. Y si te impones como "reto" apuntar todas las noches el resultado de tu actividad física vas a ser más consciente de lo bien (o mal) que lo has hecho y vas a poder rectificar a tiempo.

Pero ¿cómo están los nutricionistas tan seguros de que haciendo unos 10.000 o incluso 15.000 pasos al día vas a perder peso? Pues por varias razones. La primera de ellas es que caminando se quema mucha grasa y se consumen muchas calorías. El mecanismo del cuerpo no podría ser más sencillo. Sólo se adelgaza si tienes un déficit calórico. Esto es: da igual lo que leas por internet sólo perderás peso si consumes más calorías de las que metes en el cuerpo. Por eso moverse es tan importante. Ahora bien: para moverte no es necesario que te vayas al gimnasio todos los días durante cinco horas.

Haciendo que te muevas más vas a ganar en salud. Si vas a trabajar en coche intenta dejar el vehículo varias manzanas antes de tu oficina. Si llegas a casa a las ocho de la tarde no te tires en el sofá, da un par de vueltas a la manzana. Cualquier excusa es buena para ir sumando pasos.

Cómo adelgazar durmiendo

Los médicos y los nutricionistas insisten en que para garantizar que nuestro cerebro y nuestro cuerpo funcionan correctamente tenemos que dormir durante, como poco, siete horas al día. Da igual de dónde saques el tiempo pero tienes que darle al descanso nocturno la importancia que se merece. Si no estás descansado no vas a poder afrontar los retos del día a día. Y ahí está la primera clave de porqué dormir adelgaza.

Te puede interesar:

Si no duermes y descansas las horas que necesitas cada día (entre siete y ocho horas para un adulto medio), no podrás hacer ejercicio y tu cuerpo, además, necesitará una “energía extra” que sólo conseguirá si abusas de las calorías y de los ultraprocesados: los alimentos más dañinos tanto para tu salud como para tu objetivo de perder peso. Si estás cansado ni vas al gimnasio ni sales a correr ni tan siquiera caminas los pasos que tienes que dar cada día para estar saludable. Además la falta de sueño puede alterar tu carácter e incluso afectar en tu relación con los demás.