En el Kama-sutra puedes encontrar multitud de posturas sexuales, pero no todas son muy cómodas para la mujer o el hombre, o no responden luego a la idea que uno tenía preconcebida. Si a la hora de mantener relaciones sexuales lo que deseas por encima de todo es que ambos lleguéis al orgasmo, te proponemos cinco de ellas con las que la excitación sexual será máxima, seas heterosexual, gay o lesbiana. Prepárate, que tu libido se va a disparar con estas posiciones del famoso libro de la India que favorecen la máxima estimulación del pene y el clítoris.

El misionero

El misionero, el clásico entre los clásico. Por algo será.

El misionero, el clásico entre los clásico. Por algo será.

El misionero es la postura por antonomasia, la más común a la hora de tener sexo, y también una de las más cómodas para ambas partes. Además, es una de las más sencillas para obtener el orgasmo, ya que el peso del cuerpo del hombre hace que el roce de la zona del pubis con el clítoris de la mujer sea mayor.

La mariposa

A aletear con la mariposa.

A aletear con la mariposa.

La mariposa es una postura sexual que cumplirá las fantasías sexuales de más de uno, porque se puede llevar a cabo, por ejemplo, sobre una mesa, la encimera de la cocina (ojo con las vitrocerámicas, nos encienda por accidente o esté caliente) o la lavadora (si está en marcha, es vieja y "salta", eso que te llevas), y que es muy gozosa para ellas.

Consiste en que el hombre permanezca de pie y ella frente a él, tumbada o sentada sobre una plataforma o superficie que esté elevada, de modo que ambas áreas genitales queden alineadas a la misma altura. La mujer debe elevar las piernas por encima de los hombros del hombre, y él sujetar las nalgas de su pareja con las manos para poner el cuerpo en el ángulo idóneo para la penetración.

La amazona

La amazonas. Cabalgando, que es gerundio.

La amazona es otra postura que resulta muy sexy, tal vez en esta ocasión un poco más para la mujer, ya que sentirá que lleva las riendas del coito. El hombre, si es de los que les gusta que trabajen otros, también encontrará muy ´hot´ y cómoda esta técnica.

Ella se tiene que colocar encima, puede ser que con la cara mirando hacia la cara de su pareja, pero también al revés, dándole la espalda. De hecho, esta segunda variante suele ser más estimulante para el clítoris. Él, disfrutará sujetando el trasero de su ´partenaire´ y viendo su cuerpo desde otro ángulo al que quizás no esté tan acostumbrado.

La sirenita

La sirenita. Nada que ver con la de Disney.

La sirenita. Nada que ver con la de Disney.

Muy parecida a la de la mariposa. Para empezar, que ella se tumbe de nuevo en una posición elevada y buscando que su pubis quede alineado con el de él; para esto, puede recurrir a poner un cojín por debajo de la cadera. Ahora, que extienda las piernas hacia arriba, pegadas, juntas. El hombre le puede ayudar sujetándolas, y así el obtendrá estabilidad para embestir mejor con la cadera y penetrarle con más profundidad. Que las piernas estén cerradas mejora el roce del pene con los labios vaginales.

El pulpo

Con la del pulpo tenéis ambos los "tentáculos" libres.

Con la del pulpo tenéis ambos los "tentáculos" libres.

En la posición del pulpo, la mujer se sentará encima del chico sentado, por lo que la penetración será muy profunda también. Ella tiene la opción de pasar las piernas a los lados de su pareja, o pasarlas por encima de los hombros con las manos apoyadas atrás. Una postura muy romántica e íntima, que hace a ambos sentirse fundidos en un sensual abrazo.

Las posturas en el sexo, claves para el orgasmo

Las posturas sexuales resultan cruciales para alcanzar el orgasmo GETTY IMAGES

Recuerda que para llegar al orgasmo se conjugan una serie de factores fisiológicos, psicológicos, ambientales y, por supuesto, la habilidad de las personas implicadas. Pero si la situación lleva a que todos estos ingredientes se confabulen positivamente, hay un último elemento que llevará a que el clímax llegue no solo antes, sino que más intensamente: la postura elegida.

Te puede interesar:

Las posiciones que te hemos mostrado facilitan la estimulación del clítoris y el resto de áreas erógenas genitales, a través de la lubricación y una mejor fricción. Además pueden ser buenas para salir de la rutina, en caso de que la monotonía haya llegado a la relación en pareja en lo que se refiere al coito.

Estas posturas harán que disfrutes al máximo de tus relaciones. Eso sí, ten en cuenta que el principal órgano sexual es el cerebro. Antes de ponerte en faena, crea una atmósfera de confianza y respeto que favorezca que ambas partes se sientan lo más a gusto posible. Y no te dejes los preliminares, que siempre se agradecen.