Paula Bou y Jorge Hinojosa triunfan con un cortometraje con toques del cine de terror pero sobre todo con un mensaje muy claro: frenar los contagios de coronavirus con el uso de la mascarilla.