La atracción AtmosFEAR tuvo un fallo por el que dejó a 30 personas colgando boca durante 15 minutos el día de su reapertura.