La fauna, habitualmente tímida, se liberó durante el confinamiento de los humanos y ahora se deja ver de tanto en tanto. Los bañistas que ayer acudieron a la playa del Portet de Moraira contemplaron un espectáculo del todo inusual. Un pez raya nadaba tan tranquilo por la orilla.