Esta joven valenciana de 25 años fue a operarse de un quiste en la ingle y estuvo tres meses ingresada tras empezar a encontrarse mal después de la intervención. Le han tenido que amputar las manos y los pies. Lee su historia completa