Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco años y medio de cárcel por abusar durante seis de su hija menor de edad

La Audiencia considera probado que la niña fue víctima de tocamientos casi diarios por parte del padre en Altea, Calp y Murcia

El padre condenado, de espaldas, el día que fue juzgado en la Audiencia Provincial de Alicante. | DELGADO

«Movido por sus más primitivos y deplorables instintos lúbricos». Así actuó, según la Audiencia de Alicante, un hombre de 52 años que ha sido condenado a cinco años y seis meses de cárcel por abusar sexualmente de su hija, menor de edad, durante un periodo de seis años y «prácticamente a diario», según se recoge en una sentencia dictada por la Sección Tercera.

El tribunal impone al acusado la medida de libertad vigilada durante seis años tras la pena de cárcel y prohíbe al condenado que se acerque a menos de 300 metros de su hija y que se comunique con ella durante diez años.

Los hechos declarados probados en la sentencia de la Audiencia Provincial de Alicante ocurrieron desde 2008 hasta octubre de 2014, en diferentes domicilios de Murcia, Altea y Calp donde estuvieron residiendo. Según el fallo, el acusado, que se declaró inocente en el juicio, cometió los abusos prevaliéndose de su relación paternofilial con su hija de 6 años, de la situación de plena confianza que ello le confería, de su corta edad e inmadurez y del hecho de convivir en el mismo domicilio, donde también vivían la madre de la menor y otros dos hijos más pequeños de la pareja.

De acuerdo al fallo judicial, la menor fue objeto de tocamientos libidinosos por parte de su padre en sus órganos genitales. Ocurrían casi a diario en el domicilio familiar, donde el acusado esperaba el momento en que la menor se encontraba sola tumbada en la cama de alguno de los dormitorios. Normalmente era a la hora de la siesta o tras la cena.

La sentencia recoge que el procesado se tumbaba al lado de su hija y se tapaba con una sábana para no ser descubierto mientras realizaba los tocamientos a a la niña. Estos cesaban cuando otro miembro de la familia entraba al dormitorio, añade el fallo.

De acuerdo a los hechos probados por la Audiencia, la menor se encontraba despierta y consciente y no se resistía activamente a ser tocada por su padre al «quedarse paralizada por el estupor y el miedo que le provocaba tal situación». La niña no se atrevió a negarse de forma expresa por «temor a una reacción violenta de su padre» y únicamente se giraba para intentar sin éxito que su padre no alcanzara a tocarla.

La menor comenzó a sufrir ataques de ansiedad cuando alcanzó la pubertad y tuvo que ser ingresada en dos ocasiones en 2014 en el Hospital Comarcal Marina Baixa de La Vila Joiosa. En dicho centro le diagnosticaron una «trastorno ansioso depresivo reactivo» y se le prescribió tratamiento psicológico y psiquiátrico. Un año después de estos ingresos la menor confesó los hechos a su madre y esta presentó el 29 de octubre de 2015 una denuncia ante la Guardia Civil de Calp.

El tribunal dice que la declaración de la hija contiene todos los requisitos para desvirtuar la presunción de inocencia y hay ausencia de incredibilidad subjetiva, persistencia en la incriminación y verosImilitud. Considera que es «clara, coherente, sólida, veraz y, por ello, plenamente creíble».

Indemnización de 15.000 euros por los perjuicios

La Audiencia de Alicante ha castigado al padre condenado por abusar de su hija durante seis años a pagar una indemnización de 15.000 euros a la víctima por los perjuicios causados. Un informe psicológico recoge que tiene miedo hacia su padre, problemas con el sueño con pesadillas, baja autoestima y ansiedad cuando duerme fuera de su casa por temor a que algún adulto le haga algo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats