Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Municipios de l’Alcoià y El Comtat buscan policías ante la escasez de las plantillas

Varias localidades tienen en estos momentos en proceso o arrancarán en breve convocatorias de plazas y de bolsas de trabajo u El sindicato SPPLB alerta de la inestabilidad laboral y exige que se cubran todos los puestos vacantes

Un agente de la Policía Local de Alcoy realiza labores de ordenación del tráfico en la jornada de ayer. | JUANI RUZ

Municipios de l’Alcoià y El Comtat están tomando medidas frente a la escasez de policías locales, un problema que se repite con una relativa frecuencia en diferentes poblaciones. Varios municipios tienen abiertas ahora mismo convocatorias para cubrir plazas, bien de una manera consolidada o bien a partir de una bolsa de trabajo, o tienen previsto sacarlas en breve. De esta forma esperan, al menos, paliar una cuestión que en algunos casos se ha enquistado en el tiempo, y que repercute sobre la seguridad ciudadana de manera negativa.

Ahora mismo Alcoy tiene en marcha una convocatoria de 27 plazas, 15 por el turno libre y 12 por el de movilidad. Este proceso comenzó en la primavera de 2021 y se encuentra bastante avanzado, puesto que los aspirantes ya realizan esta semana la quinta de las pruebas previstas. Además, el concejal de Seguridad, Raül Llopis, explica que también está pendiente sacar la plaza la Jefatura principal, lo cual se espera hacer a lo largo de este año.

También Ibi tiene abierta una convocatoria de cuatro plazas de policía local en propiedad, dos por promoción interna, una por promoción interadministrativa con movilidad y la otra por el turno de movilidad. Y además, como publicó este periódico hace algunas semanas, tiene suscrito un convenio con San Fulgencio para poder abastecerse de la bolsa de trabajo de la localidad de la Vega Baja.

Ibi tiene en vigor otro convenio similar con Banyeres, pero ahora es esta otra localidad la que ha tenido que contratar a dos agentes de forma interina y crear su propia bolsa de trabajo. Estas últimas semanas, la sucesión de bajas ha llegado a dejar la plantilla en un 18%, generando «un grave problema» para atender la seguridad ciudadana al no poder cubrir turnos, tal y como ha admitido el propio Ayuntamiento. Ahora, según explica el alcalde, Josep Sempere, la plantilla policial se encuentra al 70%.

El primer edil afirma que esta situación ha sido puntual y que, pese a todo, la Navidad ha transcurrido de forma tranquila. De forma paralela a este déficit, además, la plantilla ha pedido un aumento de las retribuciones, a través de dos representantes. El Consistorio ha rechazado esta solicitud, alegando que ahora mismo «está en proceso de tramitación una revisión de la catalogación de puestos de trabajo», y que será ella la que «marcará la cuantía de las retribuciones que corresponden a cada trabajador».

En este sentido, el sindicato Fesep-SPPLB denuncia que las relaciones de puestos de trabajo de muchos municipios «son las mismas desde hace 20 años», y que eso provoca que se cobren sueldos inferiores a lo que consideran adecuado. Fuentes de esta organización inciden en que esa es una de las principales causas para que en estas comarcas haya una gran movilidad de policías, junto con la interinidad de algunos puestos de trabajo desde hace mucho tiempo, situación con la que, inciden, se debería terminar.

El sindicato también alerta de la falta de policías en Muro, al no cubrirse las bajas que se han generado. Este déficit en la vigilancia, afirman, se ha hecho patente en las últimas semanas, después de que se hayan producido robos en viviendas, a los cuales no se ha podido responder de la debida forma. Al respecto, el alcalde de la localidad, Gabriel Tomás, asegura que esos incidentes han ocurrido fuera del casco urbano, y que se ha dado parte a la Guardia Civil, que ha actuado correctamente. Además, afirma que estudiarán peticiones de los afectados para reforzar medidas de vigilancia o de tipo disuasorio como incrementar la iluminación.

En cualquier caso, Tomás admite que la actual plantilla policial necesita un refuerzo por la «movilidad brutal» de agentes que existe. Por ello, en los presupuestos municipales de este año, que acaban de aprobarse, se ha incluido la creación de una bolsa de trabajo de agentes, que se prevé sacar en breve. Al mismo tiempo, en este 2022 también se convocará una plaza de inspector, en este caso para cumplir con la estructura que exige la ley para un municipio de este tamaño.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats