Día del Periodista 50% DTO. Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Para remodelarla

Las máquinas echan abajo la pintoresca plaza de Balmis

La actuación genera protestas de quienes querían que se mantuvieran las bancadas de estilo Gaudí

Imagen de las obras iniciadas ayer para demoler la actual plaza de Balmis y remodelarla. ISABEL RAMÓN

No hay vuelta atrás. Ni la oposición de muchos vecinos, ni la polémica a través de las redes sociales, ni las más de mil firmas recogidas por internet han impedido que las máquinas comiencen a demoler la pintoresca plaza de Balmis, en el centro tradicional. Aunque los coloridos mosaicos, imitando al estilo Gaudí, no tienen un gran valor histórico -son fruto de la remodelación acometida hace veinte años-, sí forman parte del recuerdo de muchos alicantinos.

Tanto es así que ayer, tras conocer que habían comenzado las obras, algunos se acercaron para tomar fotografías o llevarse algunos azulejos de recuerdo. Otros, ante la incredulidad y la indignación, han decidido convocar esta tarde una concentración de protesta, como confirmó Francisca Carcelén.

El nuevo proyecto tiene un coste de 80.000 euros, que se sufragará a partes iguales entre la Diputación y el Ayuntamiento. En él se prevé sustituir la colorista bancada para crear un espacio diáfano. Según el concejal de Imagen Urbana, Adrián Santos, el objetivo pasa por mejorar la accesibilidad, dar mayor visibilidad a los locales comerciales y fomentar el uso público de esta plaza, que en los últimos años ha sufrido una importante degradación a consecuencia del problema de prostitución.

«Es una actuación que los vecinos y comerciantes de la zona vienen reivindicando desde hace doce años y, cuando hay un problema como el actual, 40.000 euros -la parte que le corresponde al Ayuntamiento- no son tanto si se logra erradicarlo, se genera movimiento y se pone en valor lo importante, que son las edificaciones del entorno», defiende el concejal frente a las numerosas las quejas recibidas.

En estas mismas páginas, los arquitectos que han redactado el nuevo proyecto, esgrimían que la bancada de colores impedía atravesar la plaza y los peatones se veían obligados a rodearla. La intención del nuevo proyecto es sustituir esa bancada por un banco corrido de líneas sencillas en una de las partes de la plaza para favorecer el tránsito por ella y favorecer la actividad comercial.

En el centro de la plaza se instalará la fuente que se retiró de allí con la última remodelación de 1993 y que actualmente se encuentra en la plaza del General Mancha. Fue en esa remodelación de hace casi veinte años cuando la plaza pasó a tener un diseño modernista al estilo de Gaudí.

El proyecto también contempla la plantación de olmos y la instalación de una escultura en la que las parejas puedan enganchar candados y tirar las llaves a un buzón que se instalará al lado. Junto a esta escultura se hará un guiño al mosaico actual, colocando algunos azulejos de colores para dibujar un camino sobre el suelo.

Compartir el artículo

stats