Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Pie de Calle

Culto al cuerpo en la calle

La moda deportiva del «street workout» cobra auge en Alicante. Los aficionados piden instalaciones específicas en la ciudad

Dos aficionados realizan ejercicios en las barras de los juegos de la plaza.

Dos aficionados realizan ejercicios en las barras de los juegos de la plaza. rafa arjones

Su traducción es «entrenamiento callejero» y consiste básicamente en ponerse en forma en la calle, utilizando el cuerpo y los elementos del entorno. Se trata del denominado «street workout» o Calistenia, una modalidad deportiva que está cobrando auge en la ciudad de Alicante. Parques públicos, plazas, juegos, barras o farolas. Quienes la practican emplean la calle a modo de gran gimnasio para ponerse en forma y realizar impresionantes ejercicios de equilibrio o fuerza.

Como todas las modas, ésta también viene de Nueva York, en concreto de Brookling. Y como todas las modas, ésta ha encontrado en la red su mejor canal de difusión para llegar hasta la provincia, donde ha calado entre un público joven, alimentado por los vídeos que circulan en Youtube filmados en las calles de la Gran Manzana.

«Nos servimos de todo tipo de elementos para entrenar, pero especialmente de barras paralelas», señala Abdu Film, aficionado al «street workout» en Alicante. Ante el incesante auge que está adquiriendo esta práctica deportiva, un grupo de aficionados está recogiendo firmas para pedir al Ayuntamiento de la ciudad que habilite un área específica para esta práctica deportiva. «Hay localidades más pequeñas, como Alcoy, que sí cuentan con zonas de este tipo».

A falta de un espacio concreto, en la ciudad de Alicante cerca de 30 aficionados se reúnen habitualmente en el plaza Navarro Rodrigo, en el barrio de Benalúa, para practicar el «street workout». «No es el lugar más adecuado porque utilizamos unos juegos para niños, pero no tenemos otro sitio. Nos sentimos un estorbo para los usuarios reales de estas instalaciones y estamos incómodos», explica Film. Este aficionado asegura que en alguna ocasión la Policía les ha llamado la atención por el uso inadecuado de estas instalaciones. «Los padres nos han defendido porque saben que no hacemos nada malo, incluso somos un ejemplo para otros chicos de nuestra edad que se pasan el día sentados en el banco de un parque».

Abdu Film sostiene que hace años el Ayuntamiento instaló un área para la práctica del «street workout» en la zona del golf, «hasta que un día pusieron un cartel anunciando que la retiraban para llevársela a otra zona, pero no volvieron a ponerla nunca».

En El Palmeral y en la piscina de Babel también hay alguna instalación aislada, «pero son pésimas, a los cuatro usos se estropean y el arreglo es muy lento».

Este grupo de aficionados asegura que se ha puesto en contacto, sin éxito, con el Ayuntamiento de la ciudad. «Nos mandaron a Alicante Cultura, de ahí a Urbanismo, para mandarnos de nuevo al Ayuntamiento. Finalmente nos dieron un documento de solicitud para rellenar y nos dijeron que tuviéramos suerte».

Abdu Film ha recogido información de empresas que se dedican a estos montajes. «El precio de un parque en condiciones ronda los 8.000 euros, nada en comparación con lo que ha costado la calle de las setas. Necesitamos que alguien del Ayuntamiento nos escuche, pero con el cambio de gobierno todo es más difícil».

Desde 2011 el número de aficionados al «street workout» en Alicante no deja de aumentar. «Es ocio, es deporte... una vez que lo pruebas te engancha, porque ves cómo te vas superando poco a poco. Muchos chicos nos ven practicarlo y enseguida quieren probar», explica Film.

La poca inversión que requiere es otro de los secretos de su éxito. «No necesitas nada de dinero, así que es eso motiva a más gente».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats