Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las primeras concejalas

Memoria Histórica quiere nombrar Hijas Predilectas a las 4 primeras ediles del Ayuntamiento

Las primeras concejalas

Las primeras concejalas

La Concejalía de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Alicante quiere reconocer el papel de la mujer en la vida política con la concesión de la Medalla de la Ciudad, a título póstumo, y el nombramiento de Hijas Predilectas a las cuatro primeras concejalas de la ciudad. Las tres primeras -Catalina García Trejo, Cándida Jimeno Gargallo y María del Socorro Solanich Lacombe- llegaron al Ayuntamiento en 1924. La cuarta, Marina Olcina, lo hizo en 1938, durante la Segunda República.

La edil de Compromís encargada de Memoria Histórica, Democrática, Educación e Igualdad, María José Espuch, promueve la iniciativa, que pretende consensuar con sus socios de gobierno del PSOE y Guanyar antes de llevar a pleno. En la propuesta de acuerdo que plantea recuerda que recientemente -el 1 de octubre- se cumplieron 84 años desde que las Cortes Españolas aprobaron el derecho al voto femenino defendido por Clara Campoamor. Una «lucha por la igualdad» que, como recuerda la edil, «tuvo un camino largo y tortuoso, también en nuestra ciudad, con mujeres como protagonistas».

Espuch indica que el acceso de las mujeres a las instituciones públicas se inició con la publicación del Estatuto Municipal de 1924. En diciembre de ese mismo año, con la renovación del Ayuntamiento de Alicante, entraron a formar parte del mismo Catalina García Trejo, Cándida Jimeno Gargallo y María del Socorro Solanich Lacombe, las tres maestras. La primera de ellas fue «la que más activamente participó en la política municipal», como se recoge en la propuesta, en la que se apunta que «propuso varias medidas para mejorar las condiciones de las escuelas de niñas y niños de la ciudad». Estas tres primeras concejalas no lo fueron por votación, sino que, «fueron designadas directamente por el Gobernador Civil de la provincia, Cristino Bermúdez de Castro», como explica Espuch.

«Hubo que esperar a la II República para volver a ver a una mujer como concejala del Ayuntamiento de Alicante», señala en referencia a Marina Olcina, fallecida en enero de 2014. «Era comunista y con 17 años se convirtió, en el año 1938, en representante en el Consejo Municipal de Alicante (en plena Guerra Civil), como miembro que era de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU)», relata la propuesta de acuerdo del área de Memoria Histórica, en la que se hace referencia a la anécdota que la misma Olcina reveló en una conferencia que dio hace unos años en la Universidad de Alicante al recordar que «aquel día el secretario municipal le pidió que bailara con él para celebrarlo».

Para Espuch es «una obligación moral» de la Concejalía «recuperar la memoria de estas mujeres y difundir sus luchas y sus logros para que sean reconocidas por las generaciones actuales contribuyendo así a reconocer y dignificar no sólo sus propios logros, sino, en general, el papel de las mujeres en la historia». Como arranque de ese propósito, plantea el reconocimiento de las cuatro primeras concejalas del Ayuntamiento de Alicante.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats