Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Padres del colegio Benalúa se llevan a sus hijos a casa por el polvo de los graneles del Puerto

Vecinos de la zona sur aseguran que tuvieron que cerrar las ventanas al no poder respirar por las partículas de las descargas en el muelle 13

Imagen de ayer hecha por padres del colegio Benalúa que se llevaron a casa a sus hijos, sobre todo los que tienen problemas respiratorios, al detectar polvo en el Puerto.

Imagen de ayer hecha por padres del colegio Benalúa que se llevaron a casa a sus hijos, sobre todo los que tienen problemas respiratorios, al detectar polvo en el Puerto. INFORMACIón

Padres de alumnos del colegio Benalúa con problemas respiratorios sacaron ayer a sus hijos y se los llevaron a casa ante la nube de partículas que se levantó en uno de los muelles del Puerto y que vincularon con la actividad de los graneles. También vecinos de la zona sur aseguran que tuvieron que cerrar las ventanas «por el polvo que nos ahoga». Ayer se cargó en uno de los muelles clínker a un barco y se recibió caliza. Algunos de los cuatro puntos medidores de la calidad del aire de la Red de Control de Contaminación Atmosférica de la Generalitat instalados en zona portuaria marcaron ayer niveles elevados de partículas: 261 a las 13 horas en el Parque del Mar, según la tabla de promedios horarios, y de 196 en el muelle 17, «valores muy altos y peligrosos, según la Organización Mundial de la Salud», afirmaron desde la Plataforma de Afectados por los Graneles, de ahí que estuvieran marcados en rojo.

Sin embargo, un portavoz de la Autoridad Portuaria negó que el polvo entrara en la ciudad. «El viento era de 1,2 kilómetros por hora y puede que se haya levantado alguna nube pero nada para decir que se ha descuidado» la actividad.

La alarma saltó por la mañana cuando componentes de la Asociación de Padres y Madres del colegio Benalúa (AMPA), situado frente al Puerto, apreciaron «una importante nube de polvo que se dirigía hacia el colegio» en el muelle 13, acordando algunas madres sacar a sus hijos del centro, sobre todo los que sufren algún problema respiratorio, para evitar daños a su salud. Es lo que hizo Sabrina Mazón, miembro del AMPA, que fue a buscar a su niña siguiendo, explicó, la recomendación al respecto de la patrulla de la Policía Autonómica que se desplazó a la zona tras llamar el AMPA a los agentes. «Estamos entre Harinas Bufort y una gasolinera, y enfrente teníamos la nube de polvo. No me gusta sacar a la niña de clase pero esta situación me preocupa», explicó la madre de la menor, que sufre asma. La vicepresidenta del AMPA dijo que más padres tenían la intención de llevarse a sus hijos por la contaminación ambiental.

Vecinos de la zona tuvieron que cerrar las ventanas. «Ha sido en el muelle 13 y hay poco viento. Cuando pasa esto el polvo en «inmisión» (se trata de la concentración que alcanza un contaminante emitido por un foco emisor que se encuentra en el ambiente exterior, al nivel del suelo y al que están expuestas las personas) nos ahoga. Lo hemos tenido que cerrar todo a cal y canto». Los vecinos señalaron que no es una situación aislada y que, ayer no, pero el martes los medidores arrojaron niveles de partículas de 104 a las siete de la mañana, de 228 a las 8 horas, y de 169 a las 9 horas. «Son valores escandalosos, que empiezan a ser muy altos cuando a primera hora van los camiones a descargar a cielo descubierto», dijo José Santamaría, portavoz de la Plataforma de Afectados por los Graneles. «Valores por encima de 70 son ya muy elevados. En la última reunión con la Conselleria de Medio Ambiente reconocieron que ese parámetro es más de tres veces lo que la Organización Mundial de la Salud considera permisible». Santamaría recordó que un auto del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de enero obligó a que la altura de las pantallas protectoras móviles sea superior a la de los acopios para evitar contaminación. «El auto establece que esos picos no se pueden producir y que el polvo tóxico no debe salir de la zona de pantallas. Es todo una farsa. Lo están incumpliendo».

La Generalitat devolvió en enero al Puerto la autorización para mover graneles en los muelles 13, 15 y 17 a raíz de que la Autoridad Portuaria anunciara la construcción de una terminal especial con naves cerradas para el tráfico de graneles, como planteó el Consell en noviembre de 2016 cuando concedió la licencia provisional para seguir con la operativa, hoy cancelada.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats