Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de Benalúa alertan del descuido de la plaza de Navarro Rodrigo

Los orines en las farolas y el escenario del templete, la suciedad y las pintadas son algunas de sus quejas

Una farola oxidada por los orines en la plaza de Navarro Rodrigo Álex Domínguez

Los vecinos de Benalúa remitieron al Síndic de Greuges un dossier con una veintena de fotografías de farolas oxidadas por efecto de los orines y con el suelo de alrededor totalmente pringoso pues están que trinan en general con lo que consideran problemas de limpieza en el barrio aunque agradecen el incremento de los baldeos este verano.

El aspecto de suciedad de muchos de sus rincones indigna a los residentes, de ahí que Movimiento por Benalúa decidiera recoger las quejas, también sobre orines en el mismo templete de la plaza de Navarro Rodrigo, y de colillas por el suelo. En este último aspecto, la respuesta del Síndic no les ha resultado satisfactoria pues incide en la falta de una ordenanza que prohíba las colillas, algo que para el presidente del colectivo vecinal, Juan Bernabeu, es del todo incomprensible.

El representante vecinal opta por centrarse ahora en el estado de las farolas. «Al final se irán pudriendo y habrá que reponerlas con dinero público, que tan necesario es para mejorar las calles, contratar médicos o hacer nuevas escuelas», afirma en el dossier.

Bernabeu ya puso con anterioridad el acento en la respuesta de un técnico de Limpieza Pública del Ayuntamiento de Alicante a la petición de información que realizó el Síndic, pues señaló que los orines de las mascotas no están recogidos expresamente en la ordenanza de limpieza, por lo que sería necesario modificarla.

Volviendo al templete, los niños suelen jugar en su escenario. Los vecinos reclaman además poder utilizarlo para hacer actividades. «Nos piden 130 euros para poder hacer cualquier cosa, solo se usa prácticamente para actos del Ayuntamiento».

Basura

Las quejas sobre su abandono son numerosas. «Faltan algunas partes, huele mal por los orines, y el armario situado en la parte de atrás ha estado dos meses lleno de basura. Lo denunciamos al Ayuntamiento y lo han limpiado ahora» , afirmaron Paz Cremades y Ana López, vecinas del barrio. Las pintadas que abundan por toda la plaza tampoco gustan a quienes cruzan por ella habitualmente.

Movimiento por Benalúa también ha enviado escritos de queja al Ayuntamiento por los excrementos y los orines de los perros en las fachadas de comercios, y por los chicles en el suelo.

Otra queja es la supresión, meses atrás, de los bancos que había a la entrada del mercado de Benalúa, «que hacían buen papel a las personas mayores que iban a hacer la compra».

Compartir el artículo

stats