Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rehabilitan las centenarias chimeneas de cerámica de Benalúa Sur

El urbanizador del nuevo plan parcial donde se construirán 600 viviendas costea la mejora de los hitos de arquitectura industrial de 1923

Las dos chimeneas industriales de Benalúa Sur rodeadas de andamios para su restauración. PILAR CORTÉS

Las chimeneas cerámicas construidas a principios del siglo XX (1923) en la avenida Catedrático Soler, de los pocos iconos que se conservan de la arquitectura industrial de Alicante, se encuentran rodeadas de andamios con motivo de la rehabilitación a que están siendo sometidas estas torres centenarias. La intervención, con un coste de 121.000 euros, responde al compromiso que en este sentido adquirió el agente urbanizador del plan parcial de Benalúa Sur, donde se construirán 600 viviendas con un máximo de siete alturas y tres grandes zonas ajardinadas públicas, en una parcela de más de 80.000 metros cuadrados en el Acceso Sur que completa la fachada marítima meridional de Alicante.

Con esta intervención, el agente urbanizador pretende «participar en el mantenimiento y puesta en valor del patrimonio industrial de la ciudad», según explicaron desde la Agrupación de Interés Urbanístico que promueve las obras, que agrupa al 88% de los propietarios, y que está integrada por promotoras inmobiliarias vinculadas a Alicante como Metrovacesa, Espacio, Urbanika, Amandi, Grupo Bonmatí y Aedas Homes, entre otros. Las obras empezaron el pasado verano con un plazo de ejecución de 15 meses que, según dijo ayer un portavoz del agente urbanizador, se cumplirán con bastante exactitud al no haberse visto apenas afectada la obra por el estado de alarma del covid-19. La inversión es de 5 millones.

Las dos chimeneas, que tienen 24 metros de altura, están realizadas en ladrillos cerámicos, con predominio de los colores rojizos y pardos. Las bases son prismáticas y en ellas se encuentra la entrada de humos procedente del horno. «Por encima continúa el esbelto cuerpo que constituye propiamente la chimenea, de sección horizontal circular», reza en la descripción arquitectónica del Bien de Relevancia Local que recoge la ficha número C67 del nuevo Catálogo de Protecciones, que se encuentra en exposición pública hasta el próximo día 29 de julio.

En la ficha figura como «sitio histórico de interés local» con un grado de protección general integral. El ingeniero Francisco Fajardo Guardiola las proyectó, según figura en el catálogo de protección específico para las chimeneas de Benalúa Sur que la Generalitat aprobó definitivamente en 2003. Pertenecieron a la industria cerámica del empresario Francisco Ramón Borja. En cuanto a la protección, «la Conselleria de Cultura, en colaboración con el área de Urbanismo del Ayuntamiento y Patrimonio Cultural obligó a realizar una modificación de viarios de la zona a expandirse para salvarlas», dijeron ayer fuentes municipales.

Huellas a conservar

El concejal de Urbanismo, Adrián Santos (Ciudadanos), destacó que para el bipartito que gobierna el Ayuntamiento es una prioridad la conservación del bien patrimonial de las chimeneas, huellas de la arquitectura industrial. «Son un hito y se quieren poner en valor como imagen de Benalúa Sur», dijo.

La actuación consiste en la rehabilitación de las chimeneas y en la consolidación del foso que ha quedado al urbanizar a distinta altura para que se puede acceder. «Soy pro-conservador del patrimonio y (estas chimeneas) serán la imagen visible para el barrio de Benalúa. El colegio próximo es bajo, con lo que constituirán la visión predominante del sector», en cuyas proximidades está también Casa Mediterráneo.

La urbanización de esta zona de Alicante comenzó justo hace un año desbloqueando la denominada «milla de oro» de Benalúa Sur tras 20 años de espera. La primera adjudicación se produjo en 1999, la ejecución del plan parcial comenzó a finales de 2007 y en julio de 2009 la empresa que ejecutaba las obras las paralizó. Además de rehabilitar las chimeneas industriales (hace 12 años fueron sometidas a otra intervención), el agente urbanizador se comprometió a incrementar las zonas verdes y la zona de juegos cercana al colegio.

El proyecto del Palacio de Congresos en las harineras, en el aire

Tras la restauración de las chimeneas cerámicas centenarias que se encuentra en su última fase, en el mismo centro del plan urbanístico de Benalúa Sur está pendiente ahora el futuro de las harineras. El Ayuntamiento abrió negociaciones con los propietarios de las harineras para comprarlas y ubicar en esta parcela el futuro Palacio de Congresos. Sin embargo, ahora todo está parado y lejos de resolverse. El pasado diciembre, cuando se conoció la noticia, la tasación municipal rondaba los ocho millones de euros. La intención municipal era adquirir la parcela y convocar un concurso de ideas para decidir el diseño para la construcción del gran centro de congresos salvando el antiguo edificio de Harinas Buffort, obra del arquitecto alicantino Miguel López; y los dos silos industriales, casi condenados a la demolición para edificar.

Compartir el artículo

stats