Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tráfico reorganizará el acceso al centro de la ciudad con dos grandes viales de sentido único

El bipartito de Alicante trabaja en modificar la circulación de avenidas como Aguilera, que sería de salida, y Catedrático Soler, de entrada

Tráfico quiere que Aguilera sea de salida del Centro y Catedrático Soler, de entrada. pilar cortés

Dos grandes vías permiten actualmente entrar y salir al centro de Alicante desde la zona sur: las avenidas Aguilera y Catedrático Soler. Ambas son de doble sentido, aunque esta situación cambiará. Con ese objetivo trabaja la Concejalía de Tráfico del Ayuntamiento de Alicante, que prevé implantar una medida que se incluye en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Alicante (PMUS), aprobado a finales del año 2013.

El bipartito pretende que ambos viales sean de sentido único (Aguilera, de salida del centro de la ciudad y Catedrático Soler, de entrada), lo que permitirá un «mejor aprovechamiento de la capacidad de la infraestructura», mejorando además «las condiciones de seguridad al circular todos los vehículos en el mismo sentido y eliminar movimientos enfrentados». Pero estos no son los únicos fines que busca esta medida, sino que ese mayor aprovechamiento de la capacidad dará pie a «solventar el mismo tráfico en un menor espacio con la posibilidad de dedicar este exceso de superficie generado para uso exclusivo del transporte público o para usos peatonales y ciclistas mediante ampliación de aceras o creación de carriles bici». Es decir, esta medida en la que trabajan ahora técnicos de la Concejalía de Tráfico, dirigida por José Ramón González (PP), tiene un «doble objetivo»: un mayor aprovechamiento de la capacidad viaria que todo apunta que redundaría en unas mejores condiciones de seguridad y, en consecuencia, posibilitar nuevos espacios públicos para aprovechamiento de modos de transporte más sostenibles.

Aunque la implementación de la medida está pendiente de un estudio técnico, desde la concejalía se explica que los tramos viarios modificados «sufrirán una adecuación, ya que toda su sección pasará a ser para un sentido único de circulación, a excepción del espacio reservado para el transporte público, así como las posibles ampliaciones de aceras o carriles bici». Este proyecto obligará a modificar «la señalización, como los movimientos a nivel semafórico, pudiendo ser necesaria además la modificación, por ejemplo, de bordillos». En la implantación de esta iniciativa, los técnicos deben también dar soluciones a las entradas y salidas a los aparcamientos subterráneos públicos existentes, que según tengan orientadas sus rampas de acceso y de salida pueden plantear un problema respecto al sentido de la circulación.

El concejal delegado, José Ramón González, destaca las ventajas de esta medida en la que se centran los técnicos municipales, como sería «la ampliación de aceras, la creación de carriles-bici, así como la mejora del transporte público». Esta iniciativa, según recuerda el edil popular, está incluida en el PMUS, al igual que la «implantación de la Zona 30 para el calmado de tráfico, la aplicación de tecnología 'smart city', la peatonalización del Centro Tradicional, entre otras propuestas».

Compartir el artículo

stats