Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis sanitaria en Argelia deja en el aire la Operación Paso del Estrecho entre Alicante y Orán

El país africano mantiene cerradas las fronteras marítimas por el covid y la consignataria del ferri desconoce si habrá este año conexión desde el puerto y bajo qué restricciones

Vehículos aguardan en julio de 2019 para partir desde el puerto de Alicante con destino a Orán. |

Vehículos aguardan en julio de 2019 para partir desde el puerto de Alicante con destino a Orán. | RAFA ARJONES

Incertidumbre y parálisis. Argelia mantiene cerradas las fronteras marítimas por la crisis sanitaria del coronavirus, una medida que mantiene suspendido el ferri entre Alicante y Orán.

La Operación Paso del Estrecho comienza tradicionalmente de forma oficial el día 15, pero no solo no va a ser así, sino que no hay previsión de fechas para su puesta en marcha. Así lo ha asegurado José Vicente Romeu, director de la compañía en Alicante de Algérie Ferries, empresa estatal encargada del operativo: «No va ser antes de finales de junio, de momento no sabemos nada».

Y otra cuestión, no menor, es saber en qué condiciones se produciría el viaje en barco de los argelinos de vuelta a su país. «Desconocemos las medidas de prevención, si podrán viajar los que están vacunados del virus, los que no, los que presenten una PCR, un test de antígenos», señala.

Lo que sí tiene claro el responsable de la consignataria es que será «muy diferente» a la de años anteriores, a la etapa prepandemia: «No puede viajar tanta gente en los barcos como antes». La compañía dispone de 4-5 ferris, con capacidad en cada uno de ellos de 1.600 personas y 350-400 coches. «De activarse, serían la mitad», sostiene Romeu.

La Operación Paso del Estrecho se desarrolla entre el 15 de junio y el 15 de septiembre y por Alicante pasaban en esas fechas cada año unos 80.000 pasajeros y 40.000 vehículos procedentes de Europa para pasar sus vacaciones en Argelia. Este sería el segundo año consecutivo en que no se realiza el desplazamiento masivo por los efectos de la pandemia.

En el momento en el que Argelia disponga y abra la frontera marítima - como ya está la aérea-, la empresa tiene que acelerar el operativo y programar los barcos y los horarios de salida desde el puerto de Alicante con destino a Orán.

Mientras, el Ministerio del Interior y la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valencia, mantienen preparados «el diseño y los protocolos pertinentes» para aplicarlos en caso de que si se produzcan movimientos de personas» hacia Argelia, que en años anteriores representaron en torno al 10 por ciento de los flujos de la Operación Paso del Estrecho, con especial incidencia en los puertos de Almería, Alicante y València.

Fuentes de la Subdelegación destacan que España tiene «una gran experiencia» en estas operaciones, que en el año 2019, en su 32 edición, supuso movimientos de 3.340.045 pasajeros y 760.215 vehículos entre las salidas y entradas hacia y desde Marruecos y Argelia. «En esa edición, participaron por parte española más de 21.000 servidores públicos pertenecientes a numerosos organismos nacionales (departamentos ministeriales, comunidades autónomas, ayuntamientos, autoridades portuarias y otras instituciones), lo que supone un elevado coste para el erario público», sostienen las mismas fuentes.

En las operaciones Paso del Estrecho participan representantes de la administración, como la delegada y las subdelegaciones, Marina Mercante, Puertos del Estado, las fuerzas y cuerpos de Seguridad, DGT, Aemet, Política Territorial, Sanidad, y Asuntos Exteriores, pero también de las comunidades autónomas, de las corporaciones locales y de organismos como Cruz Roja.

La suspensión de Marruecos no afecta «para nada» a la provincia

Marruecos anunció hace una semana que la Operación Paso del Estrecho no se celebrará este verano, una decisión que tomó sin consultar con España y que se produjo justo después de la crisis entre los dos países, tras acoger en un hospital de La Rioja al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, y con miles de inmigrantes entrando a Ceuta.

El gobierno alauí ha abierto las líneas marítimas solo con puertos de Francia e Italia y ha excluido los españoles, que son los de mayor volumen de tráfico.

No obstante, en Alicante «no afecta para nada» la decisión tomada por Rabat, ya que «es raro» que embarquen marroquíes, explica el director de Algérie Ferries.

Los puertos españoles que se ven más afectados por la suspensión son esencialmente Algeciras, Tarifa, Motril, Almería y Ceuta, que dejarán de recibir por segundo año consecutivo a los emigrantes marroquíes.

Compartir el artículo

stats