Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 88,35% del alumnado de la provincia tiene libros gratis, un 5% más que el curso pasado

XarxaLlibres incluye contenidos elaborados por el profesorado e impresos - El año que viene cambian los textos de los cursos impares

Cada inicio de curso colegios e institutos reparten los lotes de libros entre el alumnado. | HÉCTOR FUENTES

La red de centros con libros de texto gratuitos ha aumentado cinco puntos respecto al curso pasado, de forma que el 88,35% de todo el alumnado desde los niveles de Primaria y Secundaria hasta la FP Básica, incluidos los de Educación Especial y en centros tanto públicos como concertados, no pagan por los ejemplares para estudiar.

Entre los 188.000 alumnos que cursan los niveles de enseñanza obligatorios, 162.633 han recibido este curso los textos gratuitamente, con la novedad de que cada vez más centros de Primaria optan por elaborar cuadernillos con contenidos propios para trabajar por proyectos, que también están dotados económicamente con el programa XarxaLlibres que puso en marcha el departamento que dirige el conseller Vicent Marzà en cuanto llegó al Consell.

«De los 30,8 millones de euros que se destina para las reposiciones del banco de libros, aproximadamente 11,4 millones repercuten directamente en los centros educativos alicantinos públicos y concertados que participan en XarxaLlibres», abundan desde Educación a preguntas de este diario.

Esta misma semana Educación ha resuelto la convocatoria para la red de libros gratuitos entre los centros concertados, a los que destina 363.182 euros y de ellos 143.411 euros para los 53 colegios de la provincia que se han implicado.

De entre los centros concertados implicados, Inmaculada Jesuitas es el que recibe una mayor asignación para libros gratuitos, 45.165 euros, seguido a gran distancia por La Purísima y San Francisco con 14.129 euros, siempre en función de las peticiones que realizan desde los propios colegios. El de Santa Teresa Vistahermosa, en el otro extremo, únicamente recibe 17,50 euros para libros gratuitos.

En los centros públicos ya se han sumado prácticamente la totalidad de los niveles educativos y los directores consultados valoran muy positivamente un programa que tantos quebraderos de cabeza les produjo los primeros años y que todavía sigue dando mucho trabajo tanto en el arranque del curso como en los últimos compases del anterior porque se tiene que separar y reponer los ejemplares que presenten desperfectos por un uso inadecuado.

En algunos centros se quejan de la falta de solidaridad de las familias que se negaban a plastificar los textos, hasta que se implantó la obligación de esta medida para poder recoger los textos al inicio del curso.

El 88,35% del alumnado de la provincia tiene los libros gratis, un 5% más que el curso pasado

Incertidumbre

Al margen de circunstancias puntuales al respecto, y de la cada vez mayor implicación de las AMPA para poder agilizar el proceso, desde los centros consideran muy acertada la política del banco de libros gratuito, aunque apuntan a la incertidumbre sobre la dotación económica prevista para el curso próximo.

Recuerdan los directores que el curso que viene entra en vigor la nueva ley educativa, Lomloe, en los cursos impares, lo que también implica el cambio de libros de texto, con los currículos o contenidos modificados en parte, circunstancia que encarecerá el programa de gratuidad al sumar nuevos ejemplares.

«Tenemos un fondo de armario importante y se cambian solo los que están muy deteriorados, pero todo puede cambiar el curso próximo», alertan.

Por otra parte y cada vez con mayor asiduidad especialmente en los cursos de Primaria, el profesorado tiende a trabajar a partir de proyectos con contenidos propios, lo que va dejando a los libros de texto en minoría.

Desde tercero a sexto curso prácticamente se limitan a reponer libros de las asignaturas instrumentales como son la Lengua y las Matemáticas y, como mucho el de Inglés, como señalan a preguntas de INFORMACIÓN. «Se trabaja con los alumnos por proyectos y nos va muy bien», explican. Educación incluye también estos contenidos, que se imprimen y reparten entre el alumnado, en los fondos de XarxaLlibres.

De la misma forma están incluidas las licencias de materiales digitales que ofrecen cada vez más las propias editoriales.

Los profesores destacan que hay plataformas online que permiten seguir de forma individualizada el avance de cada alumno, y que por lo mismo detectan posibles deficiencias para impartir el refuerzo escolar necesario. Estas licencias están a su vez integradas en el programa gratuito de libros de texto.

Compartir el artículo

stats