Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm

La Audiencia ratifica el cierre del Tiki Beach

El tribunal provincial tumba el recurso de apelación interpuesto por el polémico pub

El Tiki Beach se encuentra en los bajos del edificio Santa Margarita.

El Tiki Beach se encuentra en los bajos del edificio Santa Margarita. david revenga

Nueva victoria judicial para los vecinos del polémico local Tiki Beach, ubicado en el paseo de la playa de Levante de Benidorm, en la guerra abierta contra los responsables de este negocio a causa de las «graves molestias» que les viene ocasionando la actividad del mismo. Así, la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Alicante ha tumbado el recurso de apelación, presentado por los responsables del pub, sobre la sentencia de un juzgado ordinario de Benidorm, emitida el 22 de junio del pasado año, en el que se dictaminaba el cierre del establecimiento. De esta forma, el tribunal ratifica la supresión del local, casi un año después del fallo inicial, tal y como se expone en el auto de la Audiencia al que ha tenido acceso este periódico.

El elevado ruido de la música sumado al ambiente desenfrenado de los clientes que se concentran en el Tiki Beach, en su mayoría turistas extranjeros, llevó a la comunidad de propietarios del edificio Santa Margarita -en cuyos bajos se encuentra emplazado el polémico pub- a interponer una demanda contra los responsables de la actividad. El juez dio la razón a los vecinos y decretó el cierre del establecimiento dando por resuelto el contrato de arrendamiento que, en la actualidad, mantiene con la mercantil Gepa Internacional, propietaria de los locales donde ha montado su negocio, con la empresa Benisuisse SL, responsable del Tiki Beach.

Sin embargo, ambas empresas decidieron presentar batalla en los juzgados y recurrir ante la Audiencia Provincial de Alicante el fallo inicial. Ahora el tribunal vuelve a dar la razón a los vecinos y tumba las alegaciones contra la sentencia inicial presentadas por los responsables del pub.

Entre los argumentos que esgrimen los responsables del Tiki Beach para pedir la suspensión del procedimiento, cabe destacar la «denuncia por presunto delito de falso testimonio contra dos testigos que depusieron en el juicio oral». La Audiencia rechaza este motivo al entender que «la sentencia no se fundamenta en dichos testimonios».

Ruido e insonorización

En lo relativo al elevado ruido que denunciaba la comunidad de propietarios del edifico Santa Margarita, los dueños del polémico pub alegan que «la actividad de cafetería o pub con música en vivo no está prohibida en los estatutos». Una defensa que los magistrados también tumban al señalar que «el ruido está considerado, de manera indiscutible, como una inmisión molesta capaz incluso de generar daños en la salud de las personas y, por ello, el derecho tiende a proporcionar, incluso por la vía penal, protección frente al mismo». Pero ahí no queda la cosa. Los responsables del establecimiento insisten en su escrito de alegaciones en la cuestión acústica y argumentan que «el nivel del ruido no excede del límite legal, conforme a las comprobaciones y mediciones efectuadas por los agentes de policía desde el interior de las viviendas y que tienen en cuenta otros factores concurrentes como el ruido de fondo en la vía pública de los otros locales de la zona, el tráfico y el ruido del mar». Ante esto, los magistrados de la Audiencia Provincial ponen de relieve la falta de pruebas de las condiciones de insonorización del Tiki Beach y se apoya en un informe pericial «con muestreos durante dos fines de semana de forma ininterrumpida distinguiendo el ruido del local con el del fondo (olas del mar, el ruido de coches...)».

Finalmente, el fallo de la Audiencia Provincial desestima el recurso de los responsables del Tiki Beach, que ya tienen claro que recurrirán la decisión ante el Tribunal Supremo, según explicaron ayer fuentes de su defensa a preguntas de este diario. «No se ha valorado correctamente la interpretación parcial que se hizo de forma inicial», consideraron a la vez que manifestaron que si esta la medida de suspensión de la actividad llega a ejecutarse supondría el fin del modelo de ocio de Benidorm. «Con este sentencia como precedente podrían cerrarse muchos más locales en la ciudad», apuntaron y recordaron que algunos testigos del juicio ordinario están siendo investigados por falso testimonio.

Por su parte, desde la comunidad de propietarios del edificio Santa Margarita mostraron su satisfacción por el fallo de la Audiencia Provincial aunque lamentaron la lentitud judicial y, por ende, en el cierre del establecimiento. «Esperamos que se cumplan cuanto ante la supresión de la actividad. Estamos cansados de esta situación», señalaron ayer vecinos de este inmueble a la vez que recalcaron que la tensión con los dueños del Tiki Beach ha ido en aumento desde que se decretara la orden de cierre. Con todo, aplaudieron que se reafirme el fallo que, a su juicio, se trata de una sentencia «ejemplarizante».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats