Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell prevé eliminar este curso el examen de recuperación de junio en toda la Secundaria

El secretario autonómico de Educación espera a la publicación del Real Decreto estatal para aplicarlo - La prueba se mantendrá en Bachillerato

Alumnado de ESO durante un examen en uno de los institutos de la provincia. |

Alumnado de ESO durante un examen en uno de los institutos de la provincia. | PILAR CORTÉS

El Consell está dispuesto a suprimir desde este mismo curso los exámenes de recuperación en Secundaria, tal y como contempla el Ministerio de Educación en la nueva ley educativa. La propuesta del Gobierno cuenta con el apoyo del Consell y la oposición de algunas comunidades autónomas.

El secretario autonómico de Educación, Miguel Soler, confirma a este diario que este sistema «se aplicará desde este curso». En la conselleria solo están «pendientes de que el ministerio publique el Real Decreto» para ponerlo en práctica al término del curso 2021-22 en el que ya no tendrían lugar las recuperaciones de junio.

Es el mismo sistema que se ha aplicado los dos últimos cursos, en los que a consecuencia del covid el suspenso se ha situado en la «excepción». El Ejecutivo propone que el alumnado promocione cuando el profesorado, de manera conjunta, considere que puede avanzar de curso a pesar de tener cierta cantidad de suspensos.

Repetir curso en la ESO será por tanto «excepcional» desde este mismo año lectivo que acaba de comenzar. Los exámenes que se pretende eliminar son los que hace años eran tradicionalmente en septiembre y en los últimos tiempos pasaron a ser a finales de junio o principios de julio, poco después de acabar el curso. El análisis de los resultados apunta a que no hay mucha diferencia entre el resultado de los exámenes de septiembre y cuando pasaron a celebrarse en junio.

«A veces se interpreta que con la nueva normativa dará igual cuántas asignaturas se suspendan, y esto no es así. Lo que se dice es que la nota no sea el único criterio, es más importante una evaluación continuada y conjunta entre los profesores. Lo que se pretende es que pasar de curso no sea un elemento exclusivamente numérico», explica Soler.

Autonomías como Madrid, País Vasco, Galicia y Andalucía, entre otras, se oponen a la intención del Gobierno al considerar necesarias las recuperaciones para mantener el nivel de los estudiantes en época de escolarización obligatoria.

La Comunidad triplicó en 2018 la media de repetidores de la Unión Europea, con el 35%. Además, estuvo cuatro puntos por encima de la media española, que fue del 31%. «La repetición no puede ser un castigo, como es ahora. ¿Qué es mejor, que un alumno repita segundo de la ESO o que pase a tercero pero con clases de apoyo específicas en las materias que ha suspendido?», se pregunta Soler. De implantarse finalmente el sistema, el secretario autonómico manifiesta que «aumentarán» los recursos para las futuras clases de refuerzo de aquellos que, con el sistema actual, habrían sido repetidores.

«El dinero que poníamos en un alumno que repetía dos veces y estaba dos años más escolarizado, con un coste importantísimo cuando miras los porcentajes de repeticiones, lo pondremos en los talleres de refuerzo», afirma Soler.

Según el proyecto de la nueva Lomloe, las recuperaciones se mantendrán en Bachillerato, medida que comparte el secretario autonómico porque «en Bachillerato la evaluación sí que es individual en cada materia», y también por el peso que tiene «mandar o no» a un alumno a la Selectividad.

Profesores y padres de alumnos respaldan inicialmente la medida pero avisan de que su aval se produce con condiciones porque no han visto el proyecto completo. El coordinador del STEPV, Marc Candela, indica que eliminar las pruebas «tiene que venir acompañado de una serie de medidas. Atacar de raíz el problema implica reducir las ratios».

El presidente de la Confederación Gonzalo Anaya, Rubén Pacheco, recalca la necesidad de que desaparezca el currículo «obsoleto» actual y ve el fin de los exámenes como «tremendamente positivo» si se aplica el resto de la ley, «de lo contrario fracasará», concluye.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats