Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel Ligorio: «Su música es tan romántica como él»

El pianista graba un disco de composiciones de Granados que hoy sale a la venta

El pianista Daniel Ligorio. efe

«Su música es tan romántica como él», asegura el pianista Daniel Ligorio, que caba de grabar con Warner Granados-Works for Piano, que sale hoy a la venta y que él presenta por la noche en un concierto en la Pasqua de Cervera (Lleida). En el disco hace una incursión en los trabajos del también leridano (1867) para decantarse por Danzas españolas, Valses poéticos y Escenas Románticas.

Desde hace 20 años, las dos últimas acompañan al pianista barcelonés, que cree que su música «bebe de la tradición romántica de Chopin y Schumann pasada por el prisma de la luz mediterránea y del folclore español», asegura en una entrevista con EFE. Aunque precisa que no es un experto en la vida de Pantaleón Enrique Joaquín Granados Campiña, sí destaca que el músico fue «un compendio de tradición, glamour, seducción y tragedia», y que nadie puede saber «a lo que habría llegado» de no haber fallecido tan joven, un caso opuesto al de Falla, que pudo desarrollar toda su inventiva.

El artista (Martorell, 1975) tenía «muchas ganas» de grabar la obra de Granados, no solo por lo familiar que le resulta, sino porque es parte, junto a Albéniz, Falla o Turina del grupo de los compositores «del nacionalismo» sino porque no deja de ser «un posromántico», que bebe de Shumann, a diferencia de Falla o Turina.

«No está todo lo valorado que debería estar pero lo cierto es que donde se toca su música logra el reconocimiento. Granados tiene el don excepcional e increíble de generar temáticas».

Lo más trágico de la vida de Granados es su muerte porque fue inútil en todos los sentidos y consecuencia de un cúmulo de infaustas casualidades, que él, en cierta forma, «barruntó»: «en este viaje dejaré los huesos», comentó confesando su pánico a navegar.

Hacia las 14:30 del 24 de marzo de 1916 el Sussex fue detectado por el submarino de guerra alemán UB-29, que aparentemente lo confundió con un barco minador, y hacia las 14:50, lanzó un torpedo que impactó en el medio del casco. Amparo Gal se lanzó despavorida al agua y detrás de ella, sin saber nadar tampoco, su marido, y se ahogaron, junto a otros 80 pasajeros y tripulantes. La parte del barco que quedó a flote fue remolcada hasta el puerto de Boulogne. «Su camarote estaba en la parte que no se hundió y todas sus cosas llegaron a puerto, incluida una urna con monedas que les habían regalado. Sus siete hijos, uno de ellos un bebé, les esperaban en el puerto», recuerda Ligorio, que dedicó su anterior trabajo a otro compositor fallecido «demasiado joven», Georges Gerswhin (1898-1937).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats