Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Suma usará Inteligencia Artificial para leer las escrituras y agilizar la gestión de la plusvalía

El organismo inicia las pruebas para aplicar a la tramitación de este impuesto la tecnología Watson de IBM, que ya usa también la Agencia Tributaria

Suma usará Inteligencia Artificial para leer las escrituras y agilizar la gestión de la plusvalía

Suma usará Inteligencia Artificial para leer las escrituras y agilizar la gestión de la plusvalía

La Inteligencia Artificial no sólo servirá para desarrollar el coche autónomo o para que las empresas puedan sustituir a buenos parte de sus servicios de atención al cliente por chatbots. Los denominados programas de computación cognitiva también pueden contribuir a aligerar notablemente la carga de tareas burocráticas que soportan las administraciones y agilizar su funcionamiento. Eso es, precisamente, lo que quiere conseguir Suma, que acaba de poner en marcha las primeras pruebas para comprobar la efectividad de este tipo de software para acelerar la tramitación de los impuestos locales que gestiona.

Y lo hará de la mano de Watson, el programa desarrollado por IBM que, por ejemplo, ya utiliza la Agencia Tributaria para ayudar a las compañías con el pago del IVA. Fue la directora de Innovación de la multinacional norteamericana en España, Elisa Martín, la que daba la pista sobre esta iniciativa durante el congreso de Inteligencia Artificial que la semana pasada se celebró en Alicante, organizado, precisamente, por SumaInnova, la división especializada en la investigación de nuevas tecnologías que ha puesto en marcha el organismo tributario.

De esta forma, según confirman desde Suma, su principal interés estriba en la aplicación de este software en la gestión del Impuesto de Plusvalía, el que se paga cuando se vende un piso por la revalorización que ha sufrido o, por ejemplo, cuando se recibe una herencia. Así, las pruebas están destinadas a que Watson aprenda a leer las escrituras notariales y sea capaz de extraer de ellas automáticamente los datos que se necesitan para calcular la liquidación del tributo.

Se trata de una tarea tediosa que, con frecuencia, puede llevar más de una mañana al funcionario responsable, sobre todo en el caso de las herencias donde hay múltiples beneficiarios y puede haber bienes repartidos por diversos municipios, lo que supone documentos farragosos que pueden superar fácilmente las 60 páginas de las que hay que extraer los nombres de los herederos, sus datos de contacto, referencias catastrales y un largo etcétera.

Para hacerse una idea de la carga de trabajo que supone basta con decir que anualmente Suma tiene que analizar más de 100.000 escrituras, lo que implica un consumo de recursos considerable para el organismo dependiente de la Diputación Provincial, que gestiona la práctica totalidad de los impuestos municipales de los distintos ayuntamientos de la provincia, con excepción de Alicante.

Proceso de aprendizaje

Según explican las fuentes consultadas, por el momento se ha empezado por una «prueba de concepto», que precede a la puesta en marcha de una experiencia piloto más amplia.La idea es ver si el programa es capaz de aprender a leer unos pocos datos y, una vez conseguido este objetivo, se irá ampliando la cifra de variables hasta alcanzar el número necesario para automatizar la extracción de toda la información necesaria para gestionar la plusvalía. Es decir, que se seguirá un proceso de aprendizaje similar al que realizaría un niño.

Desde Suma destacan el potencial de esta aplicación, si logran implantarla, ya que luego se podría extender o otro tipo de trámites incluso más complicados, como los procedimientos para dar de alta nuevas promociones de pisos, en los que hay que especificar los usos de cada espacio, la división de la propiedad, etc.

Eso sí, también dejan claro que, en última instancia, siempre habrá un funcionario que realice el cálculo de la cuota que resulte del impuesto y que dé validez al acto administrativo. No obstante, el ahorro de tiempo permitirá que los trabajadores públicos se centren otro tipo de tareas más productivas que picar datos.

Según los responsables de Suma, será la primera vez que se aplica la tecnología de Inteligencia Artificial desarrollada por IBM en la gestión de tributos municipales en España. La división SumaInnova también estudia la posible utilización de otros avances, como el Blockchain, para agilizar, en este caso, la tramitación de sanciones de tráfico.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats