Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El centro de oficios de Coepa languidece: víctima del pillaje y sin un futuro claro

Asaltantes han saqueado la instalación eléctrica del edificio, que también acumula desperfectos por los años de abandono

El patio del inmueble, con el simulador de riesgos de la construcción

El patio del inmueble, con el simulador de riesgos de la construcción

Por si no fuera suficiente con los estragos que los años de desuso y abandono han causado en las instalaciones, ahora el malogrado centro de oficios de la desaparecida patronal Coepa acaba de ser víctima del pillaje y el vandalismo, que han provocado importantes desperfectos en un inmueble en el que se invirtieron 6,8 millones de euros de dinero público -entre subvenciones y préstamos- y que, a día de hoy, sigue sin tener un futuro despejado. En concreto, de acuerdo con la información y las imágenes a las que ha tenido acceso este diario, los ladrones han saqueado las instalaciones eléctricas y se han llevado el cableado del inmueble -prácticamente lo único que quedaba de valor en su interior-, ocasionando numerosos destrozos en el sistema de iluminación y los falsos techos de muchas de las estancias.

GMv2|pTipoComp=fotos&pIdGaleria=5dc139eda413937d502d2b63|GMv2

Ver Galería

Además, uno de los accesos laterales del edificio permanecía ayer con los cristales rotos, lo que facilitaba la entrada al inmueble a todo aquel que quisiera, y las puertas que comunicaban la recepción con el patio donde se ubica el simulador de riesgos para formar a obreros de la construcción habían sido desencajadas y alguna de ellas sustraída. Unos hechos que ya han sido denunciados a las autoridades por el administrador concursal de la desaparecida organización empresarial y que, sin duda, van a dificultar que el centro pueda recuperar su actividad en un futuro.

En cualquier caso, una piedra más en el difícil camino de un centro de formación cuya situación jurídica también sigue siendo notablemente complicada. Así, después de que la subasta organizada el pasado verano por el juzgado que tramita el concurso de acreedores de Coepa quedara desierta, ahora es el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) quien debería ejecutar la hipoteca que en su día concedió a la patronal para la construcción del inmueble, y asumir su titularidad. El problema, como reconocían ayer desde este organismo, es que el IVF no puede ostentar directamente la propiedad del edificio, ya que se asienta sobre una parcela titularidad municipal que el Ayuntamiento de Alicante cedió en 2001 por un plazo de 30 años con la condición de que se utilizara para impartir formación, un uso que el banco público no puede darle.

En este sentido, el objetivo del IVF es que sea otro organismo autonómico quien se quede el inmueble a cambio de pagarle una compensación, para lo que ha encargado a la Dirección de Patrimonio de la Generalitat que realice una tasación del mismo, que aún no está lista. En principio, todo apunta a que sería Labora -la nueva denominación del Servef-el organismo que se lo quedaría para impartir formación, pero todavía no hay nada cerrado y desde el Instituto Valenciano de Finanzas admitían ayer que no pueden dar un plazo para finalizar los trámites.

Por si esto fuera poco, en el Ayuntamiento de Alicante tienen sus propios planes y quieren que el edificio revierta directamente a las arcas municipales -libre de deuda, eso sí- para poder destinarlo a centro de formación a través de la Agencia de Desarrollo Local o mediante su cesión a alguna asociación empresarial, «para evitar que continúe en desuso». Una petición que, según fuentes oficiales del consistorio alicantino, el alcalde, Luis Barcala, ya trasladó al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en uno de sus últimos encuentros.

En este sentido, cabe recordar que el plan de liquidación del administrador concursal de Coepa ya contemplaba revertir la concesión y devolver la titularidad de los terrenos y el edificio al Ayuntamiento de Alicante -al entender que la cesión de uso se extinguía al desaparecer su beneficiario, Coepa- pero el IVF se opuso y logró que la Audiencia Provincial le diera la razón y obligara al juzgado a organizar una subasta para tratar de vender el inmueble.

Cierre del concurso

Una vez que ha quedado desierta, ahora es el banco público el que debe dar el paso de reclamar el inmueble. Sin embargo, el administrador concursal no quiere esperar tanto y ya ha planteado el cierre del concurso de Coepa y que el IVF asuma la titularidad interina del edificio, hasta que se la adjudique formalmente, cuando llegue el momento oportuno. De lo contrario, el inmueble seguirá en el limbo hasta que se produzca la ejecución formal de la hipoteca y, probablemente, acumulando nuevos desperfectos.

La ruina de la patronal provincial

La imposibilidad de hacer frente a las facturas ocasionadas por la construcción del centro de oficios fue lo que acabó llevando a la patronal alicantina Coepa a su desaparición. La iniciativa, que pretendía atenuar la falta de formación en oficios, como la construcción o la hostelería, se puso en marcha en 2001 con un acuerdo a tres bandas. El Ayuntamiento de Alicante cedió la parcela y la Generalitat financió la construcción del edificio -a través de subvenciones directas del Servef y de una hipoteca del Instituto Valenciano de Finanzas- mientras que Coepa se encargó de su gestión y de impartir los cursos, también subvencionados por el Consell. Con la crisis económica, la Generalitat cortó el grifo para estos cursos y Coepa fue incapaz de mantener la actividad del centro. El edificio está en desuso prácticamente desde 2012. El IVF empezó a reclamar el préstamo y la puntilla llegó cuando el Servef exigió la devolución de las ayudas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats