Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alicantinos guardan en planes de pensiones más de 2.000 millones de euros

El volumen ahorrado subió un 3% el año pasado por la mejora de la bolsa y las mayores aportaciones - La cifra de partícipes desciende porque las nuevas contrataciones no cubren a los titulares que alcanzan la edad de jubilación

Un cartel anuncia las ofertas de planes de pensiones. JORDI OTIX

La cifra de alicantinos que tiene contratado un plan de pensiones es cada vez menor, pero quienes apuestan por este sistema de ahorro para la jubilación tienen cada vez más dinero invertido en ellos. Así se deduce del último balance realizado por el Observatorio Inverco, la organización que agrupa a las principales gestoras, que destaca el año tan atípico que se produjo el año pasado con la pandemia de covid y la decisión del Gobierno de rebajar de 8.000 a 2.000 euros la aportación máxima que pueden deducirse los titulares de estos productos en la renta. Un límite que, si salen adelante los nuevos presupuestos pactados por PSOE y Unidas Podemos, caerá hasta los 1.500 euros el próximo año.

Así, por un lado, el número de partícipes de planes de pensiones en la provincia volvió a descender de forma considerable en 2020, como viene ocurriendo durante los últimos años, debido a que los que llegan a la edad de jubilación -y, por tanto, empiezan a cobrar en lugar de realizar nuevos pagos- son más que las nuevas contrataciones, como explica el director de Estudios del Observatorio Inverco, José Luis Manrique. Una circunstancia que, además, el año pasado se vio agudizada cuando el Gobierno permitió que los afectados por un ERTE o un cese de actividad como consecuencia del covid pudieran rescatar el dinero. Algo que hicieron alrededor de 60.000 personas en toda España.

De esta forma, el total de partícipes pasó de 263.350 al cierre de 2019, a 259.936 en la misma fecha del año pasado, es decir, 3.414 menos. Si se echa la vista atrás, el número de alicantinos con plan de pensiones se ha reducido en más de 46.000 desde el año 2015, según las mismas fuentes. Un síntoma de la pérdida de atractivo de este producto, por las limitaciones que tiene a la hora de recuperar el dinero en caso necesario, que ahora se ha agravado con la reducción de los incentivos fiscales.

Lo más llamativo es que, a pesar de esta caída del número de partícipes, el volumen total de ahorro invertido en estos productos aumentó en más de un 3% el año pasado, hasta alcanzar los 2.009 millones de euros. Un incremento que se debió, por un lado, a la recuperación que experimentaron las bolsas en las última parte del año, tras la debacle sufrida durante el confinamiento, lo que elevó la rentabilidad de los planes. En otras palabras, que una parte de este crecimiento se debió a los réditos del ahorro invertido y no a las nuevas aportaciones, aunque estas últimas también crecieron.

En este sentido, como recuerda Manrique, el año pasado hubo muchos titulares que quisieron aprovechar la última oportunidad antes de la reducción del límite máximo de desgravación para realizar aportaciones extraordinarias y conseguir una mayor rebaja en su declaración de este año. Una situación que, claro está, no se está repitiendo este año. Así, en lo que va de año las aportaciones han caído un 25% en toda España y para el conjunto del ejercicio el descenso se calcula en un 33%, según explica el responsable de Estudios de Inverco.

Tanto es así, que la mayoría de los bancos ni siquiera han puesto en marcha todavía la campaña que suelen llevar a cabo en el último trimestre del año para impulsar estos productos y que, habitualmente, ya se encuentra a pleno rendimiento por esta época. «Está todo bastante parado», reconoce Antonio Gallardo, de iAhorro. «Con la bajada del límite de la desgravación no tiene sentido que las entidades promocionen la realización de nueva aportaciones. Lo que sí se espera son ofertas para fomentar el traspaso de planes desde la competencia, pero está claro que no será un producto al que este año los bancos destinen un gran esfuerzo», añade el experto.

El aumento del dinero invertido y la reducción del número de titulares ha provocado que el patrimonio neto medio de los planes de pensiones en Alicante subiera durante el año pasado desde los 7.404 a los 7.733 euros. Aún así, se trata de una de las cifras más baja de toda España, tan sólo por delante de las de Murcia (6.464 euros), Las Palmas (6.999), Almería (7.379), Huelva (7.429), Badajoz (7.514) y Santa Cruz de Tenerife (7.733). Por el contrario, es menos de la mitad de lo que tienen ahorrado de media los navarros (15.190), vizcaínos (14.197) o guipuzcoanos (14.075), los que más dinero tienen ahorrado en estos productos.

A la espera de que el Gobierno articule los planes colectivos

La reducción de la desgravación máxima de los planes de pensiones particulares debía ir acompañada de un impulso a los planes colectivos o de empresa, como se ha hecho en otros países. Sin embargo, de momento el sector sigue a la espera de que el Gobierno diseñe el sistema definitivo para articular estos planes, en que las empresas realizarían una parte de la aportación y el trabajador correría con el resto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats