Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Real Sociedad - Elche: Con uno menos es imposible (2-0)

Los franjiverdes pierden ante la Real un partido marcado por la expulsión de Raúl Guti al principio del encuentro

7

Las mejores imágenes del partido entre la Real Sociedad y el Elche CF efe

El Elche se ha quedado sin margen de error y dependiendo de lo que hagan sus rivales. Una derrota frente a la Real Sociedad podía entrar dentro de la lógica, pero lo que nunca se podría haber imaginado el conjunto de Fran Escribá era que tendría que jugar con un futbolista menos desde el minuto diez. Y si, a priori, era ya difícil, con solo diez jugadores en el terreno de juego fue imposible. 

   Aún así, el equipo franjiverde tiró de orgullo, se defendió con orden y agallas ante los constantes ataques donostiarras. Incluso, en algún momento, soñó con conseguir algo positivo. Pero todas las ilusiones se desvanecieron en el minuto 71 con el primer gol guipuzcoano, obra de Elustondo tras un saque de esquina que derribó la fornida muralla que el cuadro de Fran Escribá había construido, a base de mucho esfuerzo y solidaridad, desde la expulsión de Guti. 

   El técnico valenciano sorprendió con la alineación y miró de reojo la finalísima del próximo martes (20 horas) frente al Alavés. Situó a Helibelton Palacios en lugar de Josema -que tiene cuatro tarjetas-; y por primera vez en toda la temporada, prescindió inicialmente de Iván Marcone y apostó por Nuke Mfulu como mediocentro defensivo. Además, dejó en el banquillo a Tete Morente y buscó la velocidad de Josan en la banda derecha y, como era de esperar, reservó de inicio a Guido Carrillo para no asumir riesgos tras salir de su lesión. 

   En el primer minuto, Oyarzabal ya tuvo la primera oportunidad por falta de intensidad a la hora de defender. Pero el Elche supo centrase y coger el ritmo al encuentro. 

   Sin embargo, eso duró poco. El partido quedó marcado a los diez minutos. El árbitro expulsó a Raúl Guti con roja directa por una dura entrada al tobillo a Gorasabel, pero el jugador del Elche había tocado antes el balón y la inercia de la jugada provocó la acción. En el VAR, a cámara lenta, puede ser aparatosa y hasta grosera la entrada de Guti, pero en la dinámica del juego es una decisión que se antoja rigurosa y meticulosa. 

   En un primer momento, Cordero Vega había decidido solo mostrarle la tarjeta amarilla, pero fue avisado por Figueroa Vázquez desde el VAR para que viera las imágenes y, finalmente, decidió mostrarle la roja al futbolista zaragozano, que, además, le impedirá jugar el decisivo encuentro del martes frente al Alavés. 

   A partir de ese momento, a pesar de que Escribá llamó a calentar a Iván Marcone, el técnico franjiverde reconstruyó el equipo con dos líneas de cuatro y solo Lucas Boyé en punta. Josan y Pere Milla, que estuvo sensacional y se tuvo que multiplicar en ataque y en defensa, ayudaban a tapar las bandas, dejando, en muchas ocasiones, cuando la Real atacaba con todo, una línea de seis atrás. 

   Los donostiarras tuvieron oportunidades en las botas de Silva, Isak, incluso, en el minuto 26, en una jugada embarullada, en la que la zaga franjiverde no terminó de despejar el balón, Monreal marcó gol. Pero, de nuevo, el VAR entró en acción y decidió anularlo por un fuera de juego milimétrico de Silva en el inicio de la jugada. 

   A partir de ahí, el conjunto ilicitano se defendió con orden y el equipo de Imanol Aguacil, a pesar de tener claramente el dominio, no creó ocasiones. El Elche supo sobrevivir para llegar al descanso con el empate a cero. 

   En la segunda parte, el Elche se mantuvo en pie a base de orgullo y solidaridad. Incluso, maniató a la Real, que atacaba, pero no encontraba espacios. De hecho, no disparó a puerta hasta que en el minuto 71 llegó la jugada desgraciada. Tras un saque de esquina, Elustondo remató de cabeza y la pelota, tras dar en el larguero, se introdujo en el fondo de la portería de Gazzaniga. A partir de ahí ya fue imposible y, con el tiempo cumplido, Oyarzabal sentenció con un disparo desde la frontal, que se coló por toda la escuadra. 

   El Elche está en situación agónica, pero quedan todavía nueve puntos por disputar y, si gana el Alavés el martes, las cosas se verán de manera diferente. La Liga todavía no ha terminado. Está difícil, pero no imposible. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats