Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expertos destacan en la UMH la baja tasa de denuncias por delitos de odio en la provincia

Alicante es la quinta en España que menos casos concentra - El racismo y la orientación sexual aglutinan la mayoría de las intervenciones policiales

El curso reúne a expertos en delitos de odio de toda España en la Universidad Miguel Hernández.

El curso reúne a expertos en delitos de odio de toda España en la Universidad Miguel Hernández.

Aunque no se pueden extraer conclusiones demasiado generales, pues el que se denuncie poco no quiere decir directamente que se produzcan pocos delitos de odio en la provincia, los datos objetivos del plan de acción de lucha contra esta clase de delincuencia del Ministerio del Interior reflejan que Alicante es la quinta provincia de España que menos casos registra. Así se destacaba ayer en el curso de verano organizado en la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche por el Centro para el estudio y la prevención de la delincuencia Crímina, organismo de la propia UMH, en colaboración con el Cuerpo Nacional de Policía. «Lucha contra los delitos de odio» es el título de un curso que reúne a los principales expertos en este tipo de delincuencia en España, donde se denuncian 5 nuevos casos cada día. Según la información del Ministerio del Interior, Alicante tiene una tasa baja de delitos de odio, concretamente de 1,1 por cada 100.000 habitantes, cuando la media española es de 3, como la de Valencia. En otras provincias la cifra es mucho más elevada (9,7 en Lleida, 8,7 en Tarragona, 8,1 en Melilla, 7,9 en Bizkaia). Se podría decir que Alicante odia poco, pero no es del todo cierto. De hecho, «hay que tener en cuenta que hablamos de un tipo de delincuencia infradenunciada, muchas veces por desconocimiento de los ciudadanos o de los propios Cuerpos de Seguridad del Estado», exponía ayer el inspector de Policía Carlos Morán, jefe de sección en la Oficina Nacional e Lucha contra los Delitos de Odio.

De ahí que uno de los ejes estratégicos del plan nacional vaya encaminados precisamente «a la formación de los agentes para detectar este tipo de delincuencia». Entre estos pilares también destacaba ayer Morán «adoptar medidas para la prevención de los delitos de odio, para la reacción contra estos delitos cuando se conocen y para mejorar la asistencia a las víctimas».

Según el inspector Morán, «los motivos discriminatorios con mayor incidencia a nivel nacional son la orientación sexual o identidad de género, la xenofobia-el racismo y la ideología». En Alicante, donde en 2017 se produjeron 20 casos conocidos (1.419 en toda España) y se detuvo a 9 personas, esta máxima también se cumple. En concreto, el racismo centró el 40% de los casos y la sexualidad algo más del 35%. Por cuestiones ideológicas se dieron dos denuncias, el 10% del total, hubo un caso por creencias religiosas y otro de aporofobia (no se rechaza al extranjero, sino al pobre).

Internet, caldo de cultivo

El principal medio empleado por los delincuentes de odio es internet, en un 36,5% de los casos, y las redes sociales, en un 18%, siempre según los datos del Ministerio. A su vez, el 13% de los delitos se produce a través de los medios de comunicación social y un 15% a través del teléfono.

En cuanto a la tipología o gravedad de los casos de odio, que pueden estar condenados con hasta cuatro años de cárcel, los delitos de lesiones, amenazas, acciones contra la Constitución, daños, disciminación, injurias, actos racistas, xenófobos e intolerancia en el deporte, trato degradante y delitos contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos, destacan en importancia numeroca sobre los demás incidentes.

Octubre y noviembre son los meses en los que mayor delincuencia de odio se produce en España. Los espacios físicos donde más se concentran estos delitos son la vía pública urbana y otras vías de comunicación.

Las víctimas más frecuentes son hombres (60%) y con una edad de entre 18 y 50 años (71%). Los menores constituyen el 10% del conjunto de víctimas y siete de cada diez son españoles, seguidos de otras nacionalidades como Marruecos, Colombia y Ecuador.

El perfil del detenido indica que ocho de cada diez son hombres y españoles. Los que proceden de Marruecos y Colombia les siguen. A su vez, la mayoría (54%) tienen entre 18 y 40 años.

Reconocimiento

«La estrategia que lleva a cabo desde 2012 el Ministerio del Interior para el registro, conocimiento, formación de Fuerzas de Seguridad y para la atención a las víctimas, así como el pionero plan que estamos desarrollando desde la Oficina Nacional de Lucha contra los Delitos de Odio hacen que España esté muy bien considerada en el ámbito europeo», explica el inspector Carlos Morán.

El curso iniciado ayer en la UMH y que se desarrollará hasta hoy, es un ejemplo del «incremento en la concienciación sobre este tipo de delitos», apunta Morán. Francisco Bernabéu, organizador del evento, remarcaba que es «fundamental la potencialidad que ofrece el hecho de poder juntar en un mismo curso a ponentes académicos y profesionales en un mismo foro de debate para que intercambien sus experiencias.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats