Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conesa: «Hay que volver a ilusionar a los fieles de Solsona tras la decepción sufrida»

El ilicitano reconoce el reto que afronta al sustituir a Novell, el prelado que renunció para casarse con una escritora de novelas eróticas y satánicas

El obispo Francisco Conesa como pregonero de la Venida de la Virgen en 2018. | MATÍAS SEGARRA

Francisco Conesa ha sido llamado por la Santa Sede para calmar las aguas en la Diócesis de Solsona (Lleida) como obispo, un cargo cuyo antecesor dejó en agosto para casarse con una escritora de novelas eróticas y satánicas causando un enorme revuelo. Su llegada a esta iglesia supone para el prelado ilicitano todo un reto, y reconoce que tiene que «volver a ilusionar a los cristianos de allí tras la decepción sufrida por la salida de su anterior obispo».

Conesa no se ve como «el salvador» de esta comunidad religiosa tras la controvertida renuncia de Xavier Novell, para él esto supone «un gesto de confianza que le ha dado el Papa para acudir a una iglesia que está sufriendo y está dolida». Y por eso, para el que fuera rector de la basílica de Santa María durante tres años antes de ser obispo de Menorca en el último lustro, su misión ahora es la de «acompañar» a los fieles de Solsona.

El ilicitano admite, desde el respeto y la prudencia, que la salida de su antecesor fue «lamentable» y que se acabó generando una «polémica morbosa». Y es que Novell, quien también fue el exorcista titular de Solsona, generó una enorme controversia por sus posiciones contra el aborto, que llegó a calificar como el «genocidio más grave y terrible de nuestra humanidad» y como «crimen abominable».

También fue muy beligerante contra la homosexualidad.

Consciente del cometido que tiene ahora por delante, Francisco Conesa asegura que irá a Solsona con «ilusión» como cuando el Papa confió en él para el Obispado de Menorca, una isla que reconoce que le va a costar dejar por «lo bien que me han acogido».

Sin embargo, a esta población catalana, el prelado nacido en Elche también va a acudir con otro reto, porque la ciudad es desconocida para él. De cualquier manera, Conesa ya ha empezado a trabajar por sus fieles y en el mismo día de su nombramiento, hecho público este lunes, les dirigió una carta. Conesa dijo compartir la visión de una «iglesia de puertas abiertas, más acogedora, más sencilla y con una fuerte vivencia de ser comunidad».

Sobre la renuncia de su predecesor, Xavier Novell, Conesa también quiso dar gracias a Dios «por todas las cosas buenas que hizo y pedimos que le ilumine en su nueva etapa». El ilicitano dijo estar deseando conocer a los sacerdotes y diáconos de la Diócesis y a los laicos: «No vengo a vosotros como señor de vuestra fe, sino como vuestro siervo, con el deseo de cooperar a que crezca en vosotros el gozo de creer en Jesucristo».

«Elche, en el corazón»

El que fuera pregonero de las fiestas de la Venida de la Virgen en el año 2018 asegura que, pese a llevar tanto tiempo trabajando fuera de Elche, se llevará su ciudad natal «en el corazón». Conesa admite que siembre lleva consigo una imagen de la Virgen, de Cantó y una pintura de la Basílica de Santa María.

El religioso nació el 25 de agosto de 1961 y fue ordenado sacerdote en 1985, siendo su primer destino la parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Elche. También ejerció como profesor de religión en el Instituto de Enseñanza Secundaria La Asunción. El Papa lo nombró en octubre de 2016 obispo titular de la Diócesis de Menorca. Desde marzo de 2017 es miembro de la Comisión Episcopal de la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats