Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Charco Amargo de Monóvar denuncian el deterioro del lecho de la rambla

Los afectados exigen el fin de los vertidos, la eliminación del aliviadero y la retirada de los residuos contaminados

Aliviadero y aguas fecales estancadas en Charco Amargo. |

Aliviadero y aguas fecales estancadas en Charco Amargo. | RAFA JOVER

En sendos escritos dirigidos a la Mancomunidad Intermunicipal del Vinalopó y a la Confederación Hidrográfica del Júcar, los vecinos de Charco Amargo de Monóvar han exigido «el cese inmediato de los vertidos en tiempo seco, como así está aprobado en el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, la retirada de los residuos contaminantes amontonados en la rambla, la eliminación del aliviadero de su actual ubicación, la erradicación del cañaveral, que supone un peligro potencial en caso de incendio y de inundación por lluvias torrenciales, y todo ello en aras de la recuperación de la rambla como espacio natural protegido, donde se localiza un acuífero de interés local».

Asimismo, los vecinos afectados han presentado otro escrito a la Conselleria de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno «por la falta de respuesta ante un escrito de denuncia presentado el 1 de abril pasado en el Ayuntamiento de Monóvar por la presunta actividad insalubre que supone el vertido por parte de la citada Mancomunidad en la rambla de Charco Amargo». Esta reclamación ha sido archivada por el citado deparatmento autonómico, por lo que han decidido remitirla también al Síndic de Greuges. Además, otra de las acciones llevadas a cabo por los vecinos ante los agentes medioambientales, dependientes de la Conselleria de Agricultura, ha sido requerirles a levantar actas sobre las quejas por el estado de degradación en que se encuentra la rambla a raíz de los vertidos.

Como publicó este periódico, las obras llevadas a cabo el año pasado en el cauce de la rambla de Charco Amargo indignaron a los vecinos de la zona. A su juicio, en lugar de solucionar un problema se generó otro, al dar lugar a más insalubridad. Denunciaron que durante tres días una excavadora estuvo sacando lodos «producidos por el estancamiento de las aguas fecales durante los últimos 20 años y amontonándolos en los laterales de la rambla».

El objetivo de esta actuación, según los vecinos, era hacer más profundo el cauce para que las aguas fecales no se estancaran y puedan correr rambla abajo, aunque de esa forma lo que se hacía era alejar el problema de esa zona pero trasladarlo a otra, al lugar donde la rambla desemboca en el río Vinalopó. Por ello, consideraron que el inconveniente no se había solucionado, sino que se había acrecentado al dejar los lodos en los laterales de la rambla, ya que esto había producido unos fuertes olores, además de atraer la presencia de mosquitos y otros insectos, que afectaban no solo a los vecinos de Charco Amargo, sino también de las zonas más cercanas. Un año después, lamentan, la situación no se ha corregido.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats