Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El viaje al centro de Ximo Puig

El socialista busca votos entre los desencantados con Cs por su deriva a la derecha con promesas para la clase media

El viaje al centro de Ximo Puig

El viaje al centro de Ximo Puig

A «pescar» papeletas en el espacio electoral abandonado por Ciudadanos. El PSPV de Ximo Puig pretende recuperar parte de ese voto «centrista» que en las últimas elecciones autonómicas en la Comunidad Valenciana, en mayo de 2015, optó por apostar por la «renovación» política que por aquel entonces encarnaba Ciudadanos como nueva opción en el tablero político. Y lo quiere hacer poniendo sobre la mesa, a través de promesas en este trayecto hacia las urnas del 28 de abril, medidas destinadas a esa clase media que no ve con buenos ojos la actual deriva hacia la derecha de la formación liderada por Albert Rivera, que ha pasado, por ejemplo en Andalucía, de pactar con el PSOE de Susana Díaz hace cuatro años a formar parte de un «pacto a la andaluza» con PP y los ultras de Vox, rubricado hace tres meses y que permitió el gobierno del popular Bonilla.

Puig da por hecho que el giro a estribor de la formación naranja deja «huérfano» a un electorado que pudo votar a los socialistas antes de la ruptura del bipartidismo y que ahora no volvería a meter en la urna la papeleta naranja ante el temor de que su voto acabe sumando con unos ultras que defienden medidas alejadas por completo de los postulados centristas. El presidente de la Generalitat y candidato socialista a la reelección piensa en ese electorado. En convencerle de que el PSPV, en la actualidad, es la única opción que puede moverse en el centro político en la Comunidad, dejando más la izquierda a sus socios del Botànic (Compromís y Podemos) y a la derecha a Cs, PP y Vox. Así se lo han recomendado históricos del PSPV, que defienden que el partido, ante las próximas elecciones, mire también hacia el centro para recuperar parte de esos votos que los socialistas perdieron hace cuatro años con la irrupción de dos nuevas fuerzas políticas: Cs y Podemos. Si en mayo de 2011, el PSPV logró el apoyo de unos 687.000 electores en la Comunidad, apenas cuatro años después, la suma de votos se quedó en apenas 505.000, pasando del 27,6% del total a poco más del 20%.

Derivadas

Las consecuencias de esos guiños hacia el centro político de los socialistas, aprovechando la deriva a la derecha de un Ciudadanos que está fijando su mensaje de campaña principalmente en Cataluña, el plurilingüismo y el supuesto adoctrinamiento en las urnas de la Comunidad, no preocupa en exceso a Puig y a su entorno. Lo dan por amortizado, porque cuentan con que ese electorado más de izquierdas que no acepte la mirada al centro del PSPV se incline por opciones como Compromís y Podemos, con lo que esperan poder revalidar el pacto del Botànic tras el paso por las urnas del próximo 28-A. Es decir, los socialistas anteponen sumar votos al bloque de izquierdas, logrando apoyos para las autonómicas de electores centristas desencantados ahora por la deriva de Ciudadanos hacia la derecha.

Desde el entorno de Puig admiten que promesas electorales que el presidente y candidato está anunciando estos días persiguen sumar más apoyos entre la clase media de centro, entre esos electores que pueden votar hoy a los socialistas y que hace cuatro años pudieron elegir la papeleta naranja. Entre esas promesas, la última, aunque nada novedosa, se escuchó ayer, en un acto con deportistas en València. Ahí, Puig apostó por abrir los centros escolares fuera del horario lectivo para que los ciudadanos puedan utilizarlos como instalaciones deportivas. Otras dos iniciativas se anunciaron hace apenas unos días desde Alicante. La primera fue en el arranque oficioso de la campaña electoral con la visita del presidente del Gobierno y aspirante a la reelección, Pedro Sánchez. En el acto, Puig se puso frente al micrófono para prometer la matrícula gratis a todos los universitarios que pasen «limpios» el curso, a esos buenos estudiantes, de clase media, que por ingresos familiares difícilmente pueden optar a una beca. «No hay nada más importante que la educación y la igualdad de oportunidades», afirmó el jefe del Consell en una intervención en la que también anunció que otro de sus objetivos es multiplicar «por cinco» el numero de alumnos que puedan optar a becas Erasmus.

Dos días después, también desde la capital alicantina, Puig tomó la palabra en un acto organizado por la plataforma «Volem més». Ahí se comprometió a otra medida de carácter social, aunque destinada a un público heterogéneo: impulsar un plan piloto de construcción de medio millar de viviendas colaborativas en régimen de alquiler, destinadas a personas mayores o con diversidad funcional. Ya desde València pero con la vista puesta en Alicante, Puig entró el sábado en el terreno sanitario para prometer otra medida que puede tener adeptos en la izquierda, pero también en el centro electoral: el rescate del hospital de Dénia en los próximos días, lo que garantizará, a su juicio, una mejor gestión y atención a los pacientes. En educación, en sanidad, en servicios sociales... Y es que el dirigente socialista ha decidido, en esta reñida campaña, abrir el espectro de sus promesas en busca del votante desencantado con el giro ideológico de Cs. Y es que a Puig no le preocupa tanto perder algún apoyo por el flanco izquierda, que a priori recogerían sus actuales socios de gobierno del Botànic, como sumar nuevos votos a la causa desde el centro político. El 28-A se verá.

Promesa de apoyar a los deportistas de élite de la Comunidad

El presidente de la Generalitat y candidato socialista a la reelección, Ximo Puig, participó ayer en un nuevo acto de capaña de la plataforma «Volem Més». En el diálogo, en el que participaron deportistas como el expiloto Héctor Faubel o la exatleta Concha Montaner, Puig anunció que «impulsará un ADO valenciano, junto a otras entidades sociales, de apoyo y promoción de los deportistas de élite». Para el socialista, la «colaboración público-privada en el deporte de élite es fundamental».

Los empresarios entran en campaña: hoy se reúnen con Puig y mañana, con Bonig

La Confederación Empresarial de la Comunidad (CEV) inicia esta semana, con el PSPV y el PP, la ronda de contactos con los candidatos de las formaciones que concurren a las elecciones autonómicas del 28 de abril para presentarles sus «prioridades empresariales». Estos encuentros, en los que participarán además del presidente y comité ejecutivo de CEV, los presidentes de las comisiones de trabajo de la confederación, tienen como objetivo, según la patronal, trasladar a los candidatos de los diferentes partidos el documento de «Prioridades Empresariales». Este texto, aprobado por los órganos de gobierno de la CEV, recoge «las 115 medidas de carácter empresarial básicas para asegurar el crecimiento de la Comunidad». La primera reunión será hoy en València, a las 12 horas, con el presidente de la Generalitat y candidato socialista a la reelección, Ximo Puig. Un día más tarde, mañana jueves, los empresarios se reunirán con la candidata autonómica del PP, Isabel Bonig. Por su parte, el presidente de la CEV en Alicante, Perfecto Palacio, protagonizará mañana un acto de la plataforma de apoyo a Puig, previsto a las 10.30 horas en el Aula de la CAM.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats