Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un lateral con memoria de extremo

El canterano del Hércules empieza a trabajar con el equipo de Vicente Mir tras un complejo traslado desde Chipre por culpa del cierre del aeropuerto de Alicante

Raúl Ruiz posa delante del mosaico del Hércules en el Rico Pérez con su nueva camiseta, ayer. hércules cf

Envuelto en los grises crudos de un cielo tempestuoso. Apresurado tras salir ileso de un viaje interminable por el cierre forzoso del aeropuerto de Alicante. Sonriente, pese a todo. Casi sin dormir, recién llegado de Chipre, Raúl Ruiz Matarín cruzó la puerta del patio de caballos diez años después dispuesto a demostrarse a sí mismo que puede ayudar al Hércules a salir del laberinto en el que anda inmerso. Ya no es el niño que se fue. El hombre que vuelve, lo hace convertido en un lateral derecho muy solvente. Las tardes de extremo, de búsqueda del gol, de trato de favor con el área ya solo tienen hueco en el recuerdo.

El suyo es el nombre que mejor ha caído en el breve espacio para la ilusión que aún conserva la grada en un curso colmado de ruina. En el horizonte está la permanencia de un club histórico, el suyo, en el que se formó cuando aún creía en el ratón Pérez, en la fangosa Segunda B. El lateral alicantino, que en dos meses cumple 30 años, soñaba con volver a casa en un escenario bastante más glorioso, pero la evidencia de los errores incubados en verano están pasando una factura hiperbólica. Apenas le dio tiempo a tocar el balón. La tromba de agua que inundó el entrenamiento a los 15 minutos de comenzar animó a Vicente Mir a suspender la sesión y trasladarla al gimnasio. Trabajo de recuperación para desentumecer los músculos tras un periplo extenuante que Raúl empezó ayer en Larnaca y concluyó muchas horas después en la capital de la Costa Blanca.

La suya es una cesión urgente que debió concretarse tiempo antes, cuando la hemorragia en la banda derecha estaba desangrando el proyecto con la frustrada recuperación de Felipe Alfonso y la lesión de Jesús Alfaro. La suma de ambos factores en primer término se llevó por delante a Planagumà, Jesús Muñoz, Javier Portillo y, si la herida no se cierra ya, a la mismísima entidad que ayer recibió en voz baja al defensa con memoria de extremo.

Del Raúl Ruiz que debutó en el primer equipo con Mandiá quedan la buena predisposición al trabajo, la condición física sobresaliente y un buen humor contagioso. Su acople al ideario de Mir no dispone de margen de prueba. Ha de ser instantáneo. Es consciente de que el carril diestro va a pertenecerle desde el primer minuto. Debutará frente al Levante B, este domingo, en el Rico Pérez.

Con su ingreso en el proyecto, el Hércules confía en poder ganar recorrido, amplitud, seguridad en la marca, precisión a la hora de centrar al área, fortaleza defensiva, salida de balón y potencial atacante. Conoce la categoría a la perfección, el 90% de su carrera se ha sucedido en el entorno hostil que decora el extrarradio del fútbol profesional.

Ha conocido los entresijos de un trasatlántico como el Real Madrid (aunque no sobre el césped porque su salto al primer equipo desde el Castilla no cristalizó), firmó un ascenso a Segunda con el Albacete en 2014, una bajada al infierno con el San Sebastián de los Reyes solo un año antes, fue el emblema del Guijuelo a lo largo de cinco temporadas adueñándose de la titularidad sin discusión, ha marcado en la Europa League con el AEK Larnaca -club del que llega como cedido hasta final de curso-, y ahora regresa a su ciudad convertido en la inyección de esperanza que necesita un vestuario poblado de sombras, de inseguridades, de miedos y desconfianzas, carente de modelo, en busca de la identidad perdida a base de malas decisiones directivas.

Raúl Ruiz no parte de cero, tampoco es uno más, si se reencuentra con su mejor versión en esta ciudad, el horizonte volverá a serle favorable cuando concluya su cesión. Aún no ha dicho su última palabra en el planeta fútbol, la línea defensiva del Hércules reclama su ayuda, su primer baño de realidad se lo dará este domingo, a partir de las doce.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats