Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hércules se enfrenta enrachado a su prueba de fuego del mes de enero

El conjunto blanquiazul afronta con máxima alerta este domingo ante el Marchamalo la vuelta a la competición para no repetir los errores de la última década - El club acostumbra a truncar sus proyectos con el arranque del nuevo año

Los jugadores del Hércules celebran uno de los goles ante el Murcia. | JOSE NAVARRO

Cuando las cosas van bien lo mejor es tocarlas lo menos posible. Con esa premisa acude el Hércules al mercado de invierno para afrontar la segunda parte de la competición. La intención del club es hacer un máximo de dos incorporaciones para completar la plantilla en busca del ascenso. El equipo está avisado de que en enero normalmente es un mes en el que los proyectos se atascan, por lo que el estreno ante el colista Marchamalo va a ser una gran prueba de fuego para un Hércules que camina enrachado en busca de su sexta victoria consecutiva. El club blanquiazul sólo ha dejado de acudir en dos ocasiones al mercado de invierno en la última década, las temporadas 2010-11, cuando estaba en Primera, y en la 2008-09, en Segunda División cuando, de la mano de Juan Carlos Mandiá, el equipo se quedó a las puertas del ascenso a Primera División alcanzando la cifra de 78 puntos.

La mayor revolución llegó en el curso 2012-13, cuando se incorporaron siete futbolistas para revertir una situación crítica, ya que el equipo parecía condenado al descenso. Aquellos refuerzos, liderados desde el banquillo por Quique Hernández, lograron la salvación.

Sergio Mora está advertido de lo que suele pasar en enero, aunque en esta ocasión el proyecto apunta de manera muy distinta al de otras temporadas. El caso más significativo de un arranque de año malo se dio en la temporada 2014-2015 y acabó con la destitución de Pacheta cuando el Hércules era cuarto. Fue un 25 de enero y el equipo había sumado únicamente dos de los últimos doce puntos posibles. Pasó de liderar la clasificación a ser cuarto.

A Pacheta le sustituyó Manolo Herrero, que se estrenó en el banquillo del Hércules con un triunfo en la visita al Elche Ilicitano (0-2) gracias a los goles de Adri Cuevas y Fernando. Una semana después los blanquiazules se llevaron un duro correctivo en el Rico Pérez frente al Nàstic (0-3) y la siguiente derrota en Sant Andreu finiquitó las opciones de alcanzar la primera plaza.

En enero de 2016 Herrero vivió la misma situación que su colega Pacheta doce meses antes. El entrenador andaluz despidió 2015 con un empate en la visita a Olot (0-0) y retomó la Liga con un sonoro pinchazo en el Rico Pérez (2-2) frente al modesto Llosetense. En la siguiente jornada fue capaz de ganar en la visita al Atlético Levante (0-1) con un gol de Chechu Flores pero la derrota en el derbi frente al Alcoyano (0-2) precipitó su salida del banquillo blanquiazul.

A Herrero le remplazó un Vicente Mir que debutó con una derrota en la visita al Villarreal B (3-1). Tras caer en el Rico Pérez frente al Barcelona B (0-2) su Hércules dijo adiós a la opción de acabar como campeón pero inició una enorme racha de resultados positivos en la que llegó a encadenar 16 partidos sin perder, de los que ganó once y empató cinco. Como Herrero un curso antes, Mir también fue eliminado por el Cádiz en la promoción. Sus buenos números pesaron menos que su mala gestión de la plantilla y el club optó por no renovarle y apostar por Tevenet. El técnico nunca se sintió cómodo y en marzo fue destituido tras enlazar varios resultados negativos.

Siviero, ahora entrenador del Intercity, cogió el mando en la temporada 18-19, pero solo duró dos meses y asumió el cargo Claudio Barragán, pero tras seis encuentros sin vencer en un mal mes de enero fue destituido en febrero.

Los arranques de año llevan tiempo sin ser buenos. Tampoco Planagumà tuvo suerte y tras protagonizar un inicio inmejorable fue cayendo poco a poco después de pasar por un enero en el que el equipo se despidió de la primera plaza y bajó hasta el sexto puesto.

En la temporada 19-20 Vicente Mir fue destituido en febrero. Llegó al club en diciembre y en los nueve partidos que dirigió al equipo, ocho de Liga y uno de Copa del Rey, solo pudo lograr dos victorias.

Para rematar la racha de eneros negros, David Cubillo se convirtió la pasada temporada en el noveno entrenador que abandona el banquillo del Hércules con contrato en vigor en las siete temporadas consecutivas que acumulaba el equipo alicantino en Segunda B.

Hay razones para tener cuidado con este mes.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats